Y los partidos callaron…