Alfonso Durazo y sus expectativas, "El Juglar de la Red", por Rafael Cano Franco