En peligro de extinción, casi un millón de especies

Ciudad de México, 7 de mayo de 2019.- Más que nunca en la historia de la humanidad, el medio ambiente está en riesgo: casi un millón de especies están en peligro de extinción, alrededor de tres cuartas partes del medio ambiente terrestre y 66 por ciento del marino se han alterado considerablemente. Además, cerca de una tercera parte de la superficie del planeta y casi 75 por ciento de los recursos de agua dulce se dedican ahora a la producción agrícola o ganadera, advierte el informe de Evaluación Global de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés).

El reporte hace un llamado de atención para que los responsables políticos y las empresas tomen medidas decisivas para proteger los ecosistemas, con énfasis en la urgente necesidad de alcanzar en 2020 un nuevo acuerdo para la naturaleza y las personas.

El estudio científico divulgado ayer tiene mil 800 páginas; es el primer panorama completo del estado de la biodiversidad mundial desde 2005, con evidencia proporcionada por 400 expertos de 50 países.

Indica que la contaminación del plástico se ha elevado desde 1980, hay entre 300 y 400 millones de toneladas con metales pesados, solventes, tóxicos y fertilizantes que han afectado las áreas costeras, creando alrededor de 400 zonas muertas marinas que ascienden a alrededor de 245 mil kilómetros cuadrados.

Estudio exhaustivo

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) señala que el informe ofrece un estudio exhaustivo de la interrelación entre el cambio climático y la pérdida de la naturaleza. Indica que entre los principales factores que han contribuido a las alteraciones en los ecosistemas, está el calentamiento global generado por los seres humanos.

Asimismo, sostiene que las emisiones de gases de efecto invernadero se han duplicado y se ha elevado la temperatura global promedio en al menos 0.7 grados centígrados, mientras el promedio global del nivel del mar ha aumentado entre 16 y 21 centímetros desde 1900.

Estos cambios han contribuido a los impactos generalizados en muchos aspectos de la biodiversidad, incluida la distribución de especies.

Rebecca Shaw, directora científica de WWF, señaló que este informe "ofrece evidencia irrefutable no solamente sobre la pérdida de la naturaleza sin precedente, sino también de los riesgos que le presenta a la vida humana y la prosperidad. La necesidad de actuar urgentemente no ha sido más clara. Seguir como siempre ya no es opción".

El informe ofrece esperanza para empezar la recuperación de la naturaleza a través de un cambio transformador al redefinir nuestro enfoque para un futuro más sostenible.

Esta evaluación revela que la sociedad está en una situación grave si continúa como hasta ahora, aunque también brinda esperanza de que un "cambio positivo es posible si todos nos comprometemos con urgencia en beneficio de las generaciones futuras. Somos los primeros con las herramientas para ver cómo hemos cambiado la Tierra y también es la última generación con la oportunidad de influir en el curso de la mayoría de los cambios", aseguró Guenter Mitlacher, director de Política Internacional de Biodiversidad de WWF Alemania.


Fuente: La Jornada