Temperatura del agua puede propiciar nuevas especies marinas

Madrid, 7 de febrero de 2019.- Las temperaturas del agua cálida y fría en un largo tramo de la costa hacen que nuevas especies de peces marinos evolucionen sin estar aislados de tipos similares de peces cercanos.

Los hallazgos de una nueva investigación desafían la creencia generalizada de que las nuevas especies marinas solo pueden evolucionar en entornos aislados y ofrecen una visión de las etapas iniciales de la formación de especies en el mar.

También sugiere que las corrientes con diferentes temperaturas, que se sabe que influyen en la distribución de las especies en el mar, también podrían impulsar la evolución de nuevas especies.

Un equipo de investigación de Sudáfrica y Australia, liderado por el profesor Peter Teske, de la Universidad de Johannesburgo, Sudáfrica, y el profesor Luciano Beheregaray, de la Universidad de Flinders, Australia, utilizó información del ADN para probar cómo las poblaciones regionales de una especie costera de gobio están influenciadas por corrientes con diferentes temperaturas.

Este gobio se encuentra a lo largo de la costa sudafricana, que se divide en regiones definidas por la temperatura, incluidas temperaturas templadas frías, templadas cálidas, subtropicales y tropicales. El equipo descubrió que, aunque las poblaciones regionales del gobio son similares, mostraron diferencias solo en los genes afectados por la temperatura del agua.

"Cada población de gobios regionales ya está adaptada a su hábitat térmico preferido, y los migrantes que se dispersan en las regiones cercanas que son demasiado cálidas o demasiado frías no lo harán tan bien como los locales", dice el profesor Teske. En contraste, el resto de genes no muestran diferencias identificables todavía.

"Con el tiempo, el resto del genoma se "pondrá al día" con los genes seleccionados por la temperatura, e incluso más tarde, las nuevas especies también cambiarán morfológicamente. Sólo entonces serán reconocibles sin la ayuda de métodos genéticos", agrega este investigador. Los resultados tienen implicaciones importantes para la gestión de especies amenazadas o explotadas, y poblaciones de peces en todo el mundo.

"Cuando varias especies muy jóvenes que ya no pueden vivir en los hábitats de los demás se tratan como una sola especie, esto puede resultar en la sobrepesca de poblaciones adaptadas localmente, o la extinción de una especie rara que se ha confundido con su vecina más abundante", dice el profesor de la Universidad de Flinders Beheregaray.

El trabajo ha sido publicado en la revista científica Proceedings of the Royal Society B e incluye también a científicos marinos de la Universidad de Stellenbosch, en Sudáfrica, y al doctor Jonathan Sandoval-Castillo, de la Universidad de Flinders.

Fuente: Europa Press