Plan gubernamental no resuelve de raíz problema de basura: GAIA

Ciudad de México, 6 de febrero de 2019.- La estrategia del gobierno federal para reducir la basura, denominada Visión Nacional de Gestión Sustentable: Cero Residuos, no resuelve el problema de raíz advirtieron organizaciones integradas en la Alianza Global por Alternativas a la Incineración (GAIA).

En un comunicado señalaron que de acuerdo con el documento divulgado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) se establecen los principios rectores, objetivo general, alcance y hoja de ruta de lo que será la política pública de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador en materia de gestión integral de los residuos.

A partir de ello, el Centro de Análisis y Acción en Tóxicos y sus Alternativas (CAATA), Fronteras Comunes, Laboratorio de Investigación en Desarrollo Comunitario (LIDC) y Greenpeace México consideraron que se pone el énfasis en la gestión de los residuos, y no en prevenir su generación.

"Resolver el problema de los residuos con una visión de basura cero requiere de manera necesaria reducir y minimizar la cantidad que se genera".

Refiere que la Semarnat contempla que los organismos traten los residuos inorgánicos y los que no se puedan reusar ni reciclar, mediante procesos térmicos y calóricos para generar energía eléctrica. Sin embargo, "convertir los plásticos o materiales no reciclables y lo más tóxico de la basura en energía estimula que se sigan produciendo y comercializando productos con sustancias químicas y peligrosas que no pueden ser reciclados, además de generar emisiones de gases y cenizas altamente tóxicas que dañan el ambiente y la salud de las personas. Lo anterior contradice el esquema de economía circular que se propone la Visión de cero residuos".

Un esquema responsable de tratamiento de residuos debe evitar por todos los medios, cualquier medio de valorización energética de los mismos, ya sea en instalaciones construidas para ese fin o en fábricas de cemento, indicaron.

Para CAATA, Fronteras Comunes, el LIDC y Greenpeace, la visión presentada por la Semarnat debe enfrentar el problema desde su origen, centrándose en reducir la generación de los mismos. Además, tiene que incluir la sustitución de materiales tóxicos o peligrosos por otros que no lo sean para que los productos extiendan su vida útil y puedan ser reutilizados o reciclados sin impacto ambiental y a la salud; el de precaución que impide que productos que sean o puedan ser tóxicos se comercialicen; y el de responsabilidad extendida al productor para que éstos asuman la gestión de sus productos al final de su vida útil.


Fuente: La Jornada