El PRI, ¿seguirá la luz brillante…? 

El PRI, ¿seguirá la luz brillante…? 

 

HAY QUE CONTEXTUALIZAR lo que ocurre en el PRI para dibujar un escenario sobre su destino mediato. 

En toda organización existen dos tipos de crisis. Para clarificar el análisis le llamaremos a unas coyunturales que ocurren y duran un tiempo determinado (incluso se les dic "humeantes" pues se ven a lo lejos y desaparecen cuando se ejercitan las acciones debidas) y las estructurales que poco a poco afectan a la totalidad del ente hasta llegar a un punto de quiebre primero y luego a uno de no retorno cuyo efecto es la muerte. 

Quienes manejan el PRI saben muy bien que se encuentran en estado crítico, pero no han identificado en qué fase se encuentran para lo cual se debe recurrir a los indicadores que son dos: El más recurrente es el resultado electoral y el menos observado, pero no por ello menos importante, el sostenimiento de sus agremiados en el cual a su vez concurren dos hechos trascendentales: su mantenimiento presente y futuro. 

Cuando la organización está tocada de muerte el manejo de la comunicación se vuelve muy delicado pues cualquier rumor inquietaría a los agremiados que se aferran a un hilo de pertenencia que se vuelve más delgado en tanto las decisiones, actitudes y aptitudes de los dirigentes tienden más al surgimiento y persistencia de la decepción limitando el pensamiento general de esperanza, de supervivencia.  

Veamos. 

En el 2014 el PRI, que comandaba César Camacho, se ufanaba de contar con más de seis millones de agremiados. Era a mitad del sexenio de EPN. https://bit.ly/3oG6mHE  


Con la pérdida electoral del 2018 se combinaron tres factores:  

1.- Quedó el PRI sin dirigencia real pues Peña Nieto lo dejó al garete y el pleito por el liderazgo retardó la atención de la crisis coyuntural y nadie se hizo responsable por atender el llamado de la organización que se desangraba poco a poco.  

2.- Como nadie utilizó una estrategia de reagrupamiento ante la carencia de un ideólogo que se requería en ese momento, la crisis pasó del primer al segundo escalón, es decir, el estructural cuyo síntoma se incrementó pues del 2018 al 2021 el PRI perdió el 78 por ciento de su militancia amen de la pérdida electoral conocida.  

(Lo mismo le pasó al PRD al que abandonaron 3.8 millones de militantes –de 4.7 millones y al PAN, al que abandonaron 128 mil de los 380 mil que tenía). https://bit.ly/3Fi6Qd7    


Actualmente el PRI cuenta con un millón 399 mil 517 agremiados según su propio padrón que tiene registrado en su página web: https://bit.ly/3l85pFY  


De esta cantidad, poco más de la mitad se concentran en tres entidades: Estado de México (402,844), Coahuila (198,177) e Hidalgo (103,376). Total: 704 mil 397. EL padrón electoral es de 16 millones de los cuales 12.5 m son del principal estado del país gobernado por el priísta Alfredo del Mazo Mada, principal contendiente por la presidencia de la República en 2024 y quien en 2021 le arrimó una tunda a Morena. Los apoyos políticos, económicos y empresariales le sobran. Aunque es difícil que lo vayan a aceptar los panistas.

En los estados donde hay más votantes (24 millones), el PRI prácticamente no existe. En CDMX con 7.6 millones de votantes, cuenta con 38 mil 319 agremiados. ¿Se entiende ahora porqué ganó el PAN? 

En Jalisco con sus 6.2 millones de votantes apenas registra cuatro mil 651 agremiados. En Veracruz con 6 millones, pertenecen al PRI 14 mil; En Nuevo León son casi 73 mil, en puebla 16.4 miles; Baja California miserables cuatro mil 394 y sí por el estilo.  

Este segundo indicador pega directamente en la estructura. Hay que recordar que si fuera un cuerpo en crisis coyuntural pudiera quitarse un brazo gangrenado más el organismo seguiría vivo, pero cuando es estructural hablamos de metástasis y bajo esta condición, ¿aún habrá una quimio que le salve? 

3.- La estrategia utilizada en este 2021 fue, por un lado, por el fortalecimiento de la triple alianza y por el otro, el salvamento de la dirigencia priísta (y posiblemente del mismo partido), vía otorgamiento de plurinominales –a sabiendas del vendaval de críticas internas y externas, sacrificando alfiles y peones--, bajo el pensamiento de que debe fortalecerse la unión de los tres partidos, según ha comentado Alito Moreno quien fustigó a Amlo cuando dijo que tenía a los priístas de su lado. https://bit.ly/2YiVBAD  


De allí también que la comunicación de Moreno en su cuenta de twitter https://bit.ly/3lhp7iV  causara expectación al señalar "Esta tarde se instaló la Coordinación Nacional Organizadora de la #23AsambleaPRI. Estamos avanzando en el desarrollo del ejercicio interno más importante de nuestro Partido, que habrá de fortalecer el trabajo de todo el priismo de México". 


El contexto nos arroja que en el apoyo positivo o negativo a la reforma eléctrica de Amlo, se conocerá la jugada priísta, desde la existencia de la triple alianza hasta el abandono del barco de quienes aún pertenecen al PRI, con repercusión directa en las elecciones estatales del 2022. También puede ocurrir que con la validez del PRIMOR se busque oxigenar al Revolucionario Institucional mediante negociaciones que vayan en ese camino, accionar que se conocerá en estos días. 

Ricardo Monreal, de quien se ha dicho que bajo el esquema de que para que la cuña apriete… buscará ser el contendiente de Claudia Sheinbaum apoyado en la triple alianza más, posiblemente, el MC.  

Tal vez por eso declaró que "debe haber prudencia y no precipitaciones en aprobación de la reforma eléctrica" https://bit.ly/3A6zytv  y que deben consultarse a los sectores productivos, económicos e industriales. Y es que de seguro no le conviene un PRI vacío, cascarón, con agremiados desilusionados que emigrarían de manera natural a Morena como lo han hecho multitud y eso no le conviene a él. 


Como organización, el PRI se encuentra en un sinuoso camino donde pudiera ver la luz brillante del no retorno y seguirla, o bien, dar el primer paso para alejarse de ella. 

Se valen apuestas.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere. 

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de "CEO", Consultoría Especializada en Organizaciones…                                   

  

Correo electrónico: [email protected]         

Twitter: @Archivoconfiden                                            

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304