Cuidado de la salud entre jornaleros/as agrícolas de Sonora y Baja California: el caso del Covid-19

Hermosillo, Sonora, 15 de abril de 2021.- Durante los procesos de cuidados ante el Covid-19, si bien hay algunos cambios en la participación de los hombres y las mujeres, se mantiene un orden social de género que ubica a la mujer como principal cuidadora, mientras que los hombres mantienen su rol de proveedores junto con la creciente participación femenina en el mercado de trabajo agrícola", señala el doctor José Eduardo Calvario Parra. 

En su proyecto más reciente, realizado en coordinación con integrantes de la Universidad Autónoma de Baja California y El Colegio de la Frontera Norte, destacan que el impacto de las pandemias pone en jaque las condiciones materiales de vida, y por ende, del orden socioeconómico, el cual se recrudece entre los sectores de la población que ya de por sí están en situaciones de alta vulnerabilidad social como los/as jornaleros/as agrícolas migrantes. 

Explican que la fuerza de trabajo en el campo es esencial para producir los alimentos que demanda la población, así como para agroempresarios que dependen de la venta de sus productos al exterior; de esta forma, la mano de obra jornalera se convierte en crucial para la producción de alimentos, y sus condiciones de salud impactan en toda la cadena productiva. 

La investigación titulada: Condicionantes sociales del cuidado entre jornaleros/as agrícolas de Sonora y Baja California frente a riesgos ambientales: el caso del COVID-19, muestra que las carencias en cuanto a infraestructura de servicios, acceso a los sistemas de salud y su limitada capacidad, los espacios limitados en las viviendas, el hacinamiento de trabajadores/as en el transporte hacia los centros laborales, son algunas de las barreras para la prevención del Covid. 

"Los hallazgos de la investigación muestran la necesidad de generar mecanismos de información bajo un enfoque de interculturalidad, género y derechos humanos entre la población jornalera, con el fin posibilitar la puesta en práctica de las medidas de prevención. Reconocemos que éstas están vinculadas con condiciones materiales que rebasan las decisiones individuales y ponen en evidencia las desigualdades sociales", indican. 

Las investigadoras e investigadores encontraron que en algunos de los campos agrícolas, las mujeres, personas adultas mayores o con enfermedades crónicas no fueron empleadas durante los meses de pandemia, recrudeciendo su precariedad económica e inseguridad alimentaria, y ante esta situación, el comedor comunitario y la entrega de despensas resultó ser una estrategia temporal ante la carencia de alimentos. 

Indican que la prevención ante el Covid como lavado de mano, sana distancia y uso de cubre bocas involucran acciones individuales que los informantes ubicaron en primera instancia sin diferencias de género; sin embargo, en un segundo momento, emergió el discurso diferenciador respecto a que la preocupación por evitar el contagio recayó en las mujeres, en contrapartida de los varones. 

Aunque los cambios en las relaciones de género se han dado lentamente no predominan, por lo que no se reflejan en relaciones más equitativas en las cuales los varones participen en las tareas domésticas como la limpieza y no solo en la proveeduría, por lo que el cuidado y asistencia a la enfermedad sigue recayendo en las mujeres de manera persistente.

Participaron en este proyecto el doctor José Eduardo Calvario Parra (Responsable técnico) Cátedras CONACYT-El Colegio de Sonora; la doctora María del Carmen Arellano Gálvez, investigadora independiente; el maestro Iván de Santiago Armenta Montaño de El Colegio de Sonora; las doctoras María de Lourdes Camarena O., María Evarista Arellano G. y Guadalupe Concepción Martínez V. de la Universidad Autónoma de Baja California; y el doctor Juan Manuel Rodríguez E. de El Colegio de la Frontera Norte.