Continúan clientes de bancos sufriendo la "gota gorda" al raso del sol para entrar