Aprobados el Sistema Nacional de Cuidados y Ley 5 de Junio con rango constitucional

Intervención de la Dip. Wendy Briceño en tribuna para hablar en pro del dictamen con proyecto de decreto que reforma y adiciona artículos 4 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de Sistema Nacional de Cuidados y Ley 5 de Junio.

Ambas iniciativas promovidas por la Diputada Federal por Sonora y por Morena, Wendy Briceño, hoy aprobadas en Cámara de Diputadas y Diputados. 

Sistema 
Nacional de Cuidados Posicionamiento
Con el permiso de la presidenta,
"Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres." Rosa Luxemburgo
Para nadie es un secreto que no podemos hacer cambios en lo sustantivo desde las instituciones, si no hay un compromiso por incidir en los espacios privados también, esos que en apariencia no le tocan al Estado, pero por supuesto que toca al Estado a través de sus instituciones incidir y generar condiciones de igualdad y ejercicio pleno de los derechos en todos los ámbitos.  
El año pasado, presentamos una iniciativa junto a los Diputados Ernesto Palacios y Paola González Castañeda de MORENA; para adicionar un párrafo décimo séptimo al artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia del derecho al cuidado y que establece el Sistema Nacional de Cuidados, visibilizando las labores no remuneradas que constituyen cerca del 23.5% del PIB representando alrededor de 5.5 billones de pesos, por labores domésticas y de cuidados, de las cuales más del 70% son realizadas por mujeres. Ese que se ha denominado el trabajo reproductivo, y al que se ha pretendido dar menos valor. 
Con esta iniciativa impulsada también por otras compañeras legisladoras que incluso realizaron foros y parlamentos abiertos: planteamos que toda persona tiene derecho al cuidado digno y al tiempo propio. De igual manera, que el Estado promoverá la corresponsabilidad de hombres y mujeres en las labores de cuidados y éstas serán de interés público.
Se impacta positivamente a la niñez, a la adolescencia, a las personas mayores, a las personas con alguna discapacidad, a las personas en pobreza extrema y a las personas cuidadoras sin remuneración, que –como ya lo he dicho- generalmente son mujeres.
Por otra parte, se regulará la concurrencia entre federación, entidades federativas y municipios para crear un Sistema Nacional de Cuidados, el cual deberá incluir políticas de servicios públicos accesibles, pertinentes y de calidad, haciendo efectiva la corresponsabilidad entre hombres y mujeres en labores de cuidado.
El cuidar y ser cuidado dejará de ser una labor asignada desde el estereotipo y la costumbre a las mujeres y a las niñas (en este contexto de COVID cobra relevancia)
No podemos resolver mejores condiciones de bienestar desde el espacio público, si no hemos atendido un problema que se nos presenta cada mañana, tarde y noche: quién cuida a los enfermos, quién alimenta, quién organiza labores de las y los infantes escolares, quién tiene la carga mental de realizar pagos, compromisos y tareas. 
No podemos continuar con la dinámica de que la última persona en dormir en casa y despertar temprano siga siendo una mujer, a costa de su propia salud física, mental y emocional. Reorganicemos las labores de cuidado y crianza, y que el estado responda con políticas públicas efectivas y a la altura de las circunstancias actuales.
Reorganicemos como sociedad en conjunto, nuevas relaciones equitativas al interior de nuestras familias. Ahí también se hace la revolución.
De igual manera, quiero resaltar que este mismo dictamen en el artículo 4° eleva a rango constitucional la Ley para la Prestación de Servicio para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil, la que conocemos como Ley 5 de Junio, misma ley que se promovió por padres y madres víctimas de las más terrible tragedia infantil ocurrida en México, la de Guardería ABC ocurrida en 2009 en Hermosillo, Sonora. Se eleva a rango constitucional para que se garantice a la niñez el derecho a contar con estos servicios, independientemente de cualquier situación laboral de sus padres y madres. Se busca pues la máxima protección. Reconozco en todo el compromiso de Patricia Duarte y José Francisco García, Madre y padre ABC con quienes hemos trabajado esta propuesta.
Reconozco también que le Ley quede expresada con su nombre completo; y les comparto ahora mismo madres y padres de ABC preparan un informe a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y este paso fundamental que estamos dando esta tarde y que enviaremos al Senado dela República, se plasmará en su informe, como compromiso legislativo con la no repetición de la tragedia.  
Reconozco, asimismo, por partida doble a la diputada presidenta de Puntos Constitucionales, mi compañera Aleida Alavez Ruiz, por su compromiso y su sensibilidad para que avancemos en la agenda de los derechos. 
Es por todo lo anterior, por muchas razones y por la perspectiva de justicia e igualdad que contiene este dictamen, compañeros y compañeras que les invito a que votemos a favor.
Muchas gracias. Es cuanto.