¿Quién es Jorge Arganis Díaz Leal?

Ciudad de México, 23 de julio de 2020.- Jorge Arganis Díaz Leal –quien ocupará el cargo de titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en sustitución del ingeniero Javier Jiménez Espriú– es un egresado y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y antiguo colaborador del presidente Andrés Manuel López Obrador como director general de Obras Públicas de la Ciudad de México en la jefatura de gobierno de éste.

Díaz Leal es ingeniero civil egresado de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, donde también ha sido profesor durante casi tres décadas. Ha ocupado los cargos de tesorero y presidente de la Sociedad de Alumnos de la Facultad de Ingeniería; presidente de la Generación 60, coordinador general de la Asamblea de Generaciones y consejero de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción, informó la SCT en un comunicado.

Díaz Leal cuenta con el Reconocimiento a la Actividad Gremial en 1985, dado por la Asamblea de Generaciones de la Facultad de Ingeniería de la UNAM; la Texas Society of Professional Engineers lo designó socio honorario en 1993 y en 1998 el Colegio de Ingenieros Civiles de México le otorgó la calidad de Miembro Emérito.

También ocupó diversos nombramientos en el Colegio de Ingenieros Civiles de México como secretario del XVI Consejo Directivo, vicepresidente del XXIII Consejo Directivo y presidente del XXV Consejo Directivo; además de representar a México en la Federación Iberoamericana de Ingeniería Civil y Construcción.

Fue miembro del Comité Mexicano para la Práctica Internacional de la Ingeniería, en el Marco del Tratado de Libre Comercio y vicepresidente del Área Civil de la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingeniería (UMAI). Así como coordinador del Comité de Ética y Profesionalismo del North American Alliance for Civil Engineering (NAACE).

Díaz Leal también incursionó de manera activa en grupos políticos, fue socio fundador de Causa Ciudadana, una agrupación política nacional disuelta en 2004 y del Grupo Ingenieros para el cambio.

Fuente: La Jornada