…Lo que la marcha feminista se "comió"

…Lo que la marcha feminista se "comió"

 

UNA DE LAS NOTAS INFORMATIVAS positivas que se "comió" la marcha feminista del domingo pasado fue el hecho de que  el Gobierno del Estado se colocó a nivel nacional como el mejor evaluado en el país por parte de la Auditoría Superior de la Federación debido a que en la cuenta pública del 2018 obtuvo 0.1 por ciento de observaciones del gasto federalizado.

Aprendamos un poco del tejemaneje de la administración pública.

La ASF es el organismo de la Cámara de Diputados que vigila el gasto de los gobiernos estatales. Es también la que aporta las pruebas a las autoridades competentes cuando se trata de que haya persecución penal. Vigila pues el buen uso de los recursos financieros.

Para que se de una idea, en el 2013, cuando Guillermo Padrés, las observaciones de la ASF llegaron hasta el 13.2%... la cuenta pública del 2017 fue del 0.2 % y ahora bajó. De hecho, en abril se conocerá el resultado de la del 2019 y a como vemos la tendencia, Sonora seguirá en los primeros lugares.

Para que se de una idea de lo que estamos hablando.

De los recursos entregados por la federación, en el 2015 se revisó  el 69.9% de lo otorgado, y así subió hasta que en el  2018 subió hasta un 96.4%, colocándose en este rubro en segundo lugar nacional de los montos revisados. Pues de ese lanal, únicamente se hicieron 0.1 por ciento de observaciones que llegarán a cero pues deben corregirse.

Entendamos lo que es el gasto federalizado. Lo constituyen tres grandes fondos. Las participaciones federales, lo que se conoce como ramo 28, 33 y el Programa de Apoyo para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas –PAFEF--, de acuerdo a la Ley de Coordinación Fiscal, que es un convenio que celebra la federación con los estados y se crea el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal a través del cual participan en el total de impuestos federales recaudados y otros ingresos que señala la ley y que quedan comprendidos dentro de la llamada recaudación federal participable que obtiene la federación.

De lo recaudado de los impuestos y derechos de petróleo y minería, el 20 por ciento se les regresa a  las entidades, las otras recaudaciones: derechos sobre extracción de petróleo, tenencia vehicular (la federación está en tasa cero, no ha desaparecido, se puede volver a reactivar como lo intentaron los morenistas el año pasado y no pudieron), el ISAN, el IEPS y Repecos (ahora se llama Régimen de Incorporación Fiscal), así como el ISR, se van directos a la Federación.

Para llevar un control de los recursos que la federación otorga a los estados, --generalmente entre el 70 ó 80 por ciento del presupuesto estatal en Sonora--, y que es lo que audita la Auditoría Superior de la Federación se requieren no solamente los ajustes necesarios, sino el cumplimiento de la Ley de Contabilidad Gubernamental que no es cosa fácil.

De hecho, las contralorías estatales se encargan de que los funcionarios cumplan con los protocoles legales correspondientes de transparencia, pero son, por lo general tanto el Secretario de Haciendo como el Tesorero Estatal –en el caso de Sonora, Raúl Navarro y Daniel Galindo- son los responsables directos de demostrar la eficiencia y eficacia del gasto público en el Estado.

Es decir, el equipo de trabajo que pilotean tanto Navarro como Galindo, han tenido un buen resultado en el ejercicio de transparencia, acceso a la información pero sobre todo en la rendición de cuentas,  accountability dirían los expertos a nivel internacional.

¿Pero ya en plata qué significa esto?

El hecho de haber presentado cuentas claras y la efectividad mencionada le abre los espacios que requiere el Gobierno del Estado para lograr mejoras en la revisión de créditos por un lado y por el otro, la aceptación por parte de las instituciones financieras para obtener futuros préstamos.

De allí que no es de gratis que este gobierno haya solicitado y se le aceptara, un nuevo crédito hace unas semanas aprobado por el Congreso del Estado. Es decir, el gobierno de Sonora, en estos momentos y a pesar de los pesares, cuenta con números positivos en sus finanzas públicas.

La tesorería del Gobierno del Estado juega un papel importante porque tiene que realizar reingenierías financieras para que el recurso escaso que se ha proporcionado por la federación sea suficiente para atender las demandas sociales a través del gasto de inversión u obra pública.

Una prueba de esto es que, a pesar de que en otras entidades y en la misma CDMX, https://bit.ly/2SYSjwB las protestas violentas en contra del desabasto de medicinas o de cualquier otro tipo, en Sonora no se han presentado pues están cubiertas.

¿Cómo le han hecho?, con eficiencia y eficacia. Aprovechando al máximo las pocos recursos estatales y federales para atender las demandas de los sonorenses. Así pues, no ha habido plantones en salud, ni de médicos, ni enfermeras y así por el estilo.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director general de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones… Cuando la unión de esfuerzos no es suficiente.

 Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com    

 Twitter: @Archivoconfiden    

 https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota