Sara Valle sigue haciendo de las suyas, la columna de Lina Bueno

La columna de Lina

Por Lina Bueno

 

Sábado 10 de agosto de 2019

 

Sara Valle sigue haciendo de las suyas

 

*Enroques a modo, en el ayuntamiento de Guaymas

*Regidores, alineados la mayoría; los del PRI "calladitos"

*Los del PAN, conformistas: los de MORENA, sometidos

*Solo se salva el maestro José Luis Chelis Portillo Liera

*Uribe Corona y García Rascón, son la única oposición

 

 

 

Si algo quedaba por rebasar y poner en evidencia un "mandato desorbitado" en el nuevo ejercicio que comanda Sara Valle, sucedió en la sesión de cabildo con carácter de extraordinario (Num.27) para el retiro de la Secretaria del Ayuntamiento y el arribo del sustituto, quien a su vez dejó la regiduría, presentando una solicitud de licencia por 90 días, al margen del Congreso estatal.

 

Habilidosos en el esquema de "mañosadas", la alcaldesa confirmó ante Medios no requerir pasar esa acción ante el Congreso pues "No es renuncia", es solo una licencia y como tal se ha revisado y se le ha tomado la protesta inmediatamente, al aprobar la solicitud de licencia, del ahora ex edil Manuel Arturo Lomelí para ocupar la titularidad de la Secretaría del Ayuntamiento, al haber hecho efectiva la "renuncia" ante el cabildo, la ex funcionaria la abogada Jazmín Gómez Lizárraga

 

Suenan tambores de guerra con el PT y/o Diputado Rodolfo Lizárraga.

 

Desde el fin de semana pasado, la alcaldesa de Guaymas le pidió la renuncia a la Secretaria del Ayuntamiento, Jazmín Gómez Lizárraga, sobrina del diputado Rodolfo Lizárraga, impulsor de la candidatura de Sara Valle, a la que ayudó incrustándola en las siglas del PT y, promoviéndola en alianza con Morena, durante la campaña.

 

Por supuesto que sí hubo acuerdos políticos y valores entendidos entre ambos, además de negociaciones en el período administrativo, hoy nos queda en claro se han desbaratado cuando Jazmín Gómez Lizárraga queda fuera de la posición en el Ayuntamiento y el diputado Rodolfo Lizárraga suena los tambores de guerra, lamentando haber hecho candidata a Sara Valle y pidiéndole perdón a la ciudadanía guaymense, "por haberla impulsado hasta llegar al poder".

 

Lo inconcebible es el formato a modo de quien dirige los destinos porteños con total desatino y mostrando desconocimiento de las leyes que deben conducir el esquema municipal de la administración pública. Las desconoce, demuestra que no le interesa ir más allá a la revisión de las sesudas exposiciones e ilustraciones que hace a los integrantes del cabildo, el regidor morenista, maestro José Luis Portillo o el empresario Ernesto Uribe, regidor independiente y el hotelero Sergio Carlos García, que igual se desgañitan explicando los Artículos y leyes en riesgo de violación y a la inmutable alcaldesa, literalmente, le vale una pura y dos con sal. Es más, asume tan natural su pose retadora, pero el ropaje y actitud no alcanzan a disipar su ignorancia.

 

Es la reacción de quien está siendo impulsada -a control remoto- o en la observancia a la pantalla del celular constantemente, mostrando una falta de respeto para los integrantes del cabildo, hay que decir y aclarar, que solo a los que piensan y razonan -tres regidores-, al resto de los integrantes ediles aliados y no precisamente por simpatías, sino previo arreglo de sometimiento a manera de trueque, a esos también les vale la ciudadanía, Guaymas y el mar y sus pescaditos. Allí, solo sus "chicharrones truenan".

 

Para que los observe en su justa dimensión, les explico cómo es que la alcaldesa llevó a cabo los "enroques a conveniencia" y pensados malévolamente en aras de futurear la continuación de esta llamada "administración municipal", donde pretende el retorno de su hacedor, el cuñado comodino, en esto que ella cree es política.

 

Está en su juego de la política utilitaria para la que ella es servil, al igual que resultan ser los integrantes del cabildo, salvo los tres regidores que razonan y tienen sobrado nivel de preparación profesional. Uno del Partido Morena, otro Independiente y uno más del Movimiento Ciudadano.

Manuel Arturo Lomelí es el regidor al que se le ha distinguido como "el ajonjolí" de todos los moles, cercano al afecto del cuñado y la alcaldesa Sara Valle, disculpado por la Fiscalía anticorrupción por su descarado nepotismo al sostener en el cargo a la esposa que ocupa la cartera de Recursos Humanos y la cuñada de titular de la secretaría de Desarrollo social. Ejemplo claro de su conflicto de intereses en que ha incurrido.

 

Por el lado afectivo con la titular municipal ha llegado a presidir las Comisiones más importantes y comprometedoras del cabildo, no precisamente porque sea muy capaz. Hay valores entendidos con la primera autoridad y por sostenerse en el cargo, junto con su esposa y cuñada, es capaz de cualquier cosa. Ya lo está demostrando. Pero al igual que la alcaldesa defiende que NO es nepotismo dentro de su limitado razonamiento y desconocimiento de las leyes que reglamenten un gobierno municipal.

 

Por ello, no importa pisotear leyes y pitorrearse del Congreso del Estado, ni que citar de la FAS en Sonora, que a decir del regidor independiente Ernesto Uribe, solo es una dependencia membrete que cuesta mucho a los sonorenses" y no hace su verdadera chamba.

 

Las denuncias debidamente documentadas, las evidencias a todas luces y ellos haciéndose los desentendidos. "Por favor, que ya dejen de vernos la cara. Son unos cínicos que siguen sirviendo al que mece la cuna en Sonora."

 

El Artículo 166, 171 que hablan de las renuncias a los cargos de presidente, síndico y regidores solamente procederán por causas justificadas ajenas al ejercicio de la administración municipal, que calificará el ayuntamiento y aprobará el Congreso del Estado o la diputación permanente entraría en funciones. Pero aprobaron la solicitud de licencia por 90 días a petición de la alcaldesa y todavía se extienden en arrebato, hasta el punto de tomarle protesta al ex-edil -hasta ese momento- para asumir la titularidad de la Secretaría del Ayuntamiento.

 

Más allá, la alcaldesa toma la protesta al edil suplente, suplantando las facultades de un Congreso estatal.

 

Y lo peor y más lamentable es la actitud de sometimiento y complacencia de los regidores que se supone, son de oposición al PT-Morena.

 

Las inútiles posiciones resguardadas por el PRI, Verde Ecologista, el entreguismo con que han venido actuando con un silencio que los reviste de ignorantes aunque demuestran ser complacientes a las ilegalidades acumuladas en cada sesión de cabildo, acciones que se entiende son preconcebidas y de conformidad y no porque "quieran llevar la fiesta en paz".

 

Por supuesto que con este actuar de los llamados representantes de su partido ante el cabildo, para defender los intereses del pueblo, tienen nulas posibilidades de regresar por sus fueros, con un PRI fantasma, sin estructura ni sectores y todavía con regidores que solo responden a los intereses de quienes los pusieron en una silla sin mayor merecimiento ni trayectoria política.

 

Los del PAN hacen una lucha sorda, pero igualmente complaciente, sin más nivel ni interés por defender los derechos ciudadanos. Y los del partido en el Poder, llámese Morena y PT, con una lucha anticipada del poder por el poder. Sin desconocer que sostienen a duras penas una llamada estructura municipal en un tinglado plagado de ilegalidades y conducido por quien ha demostrado mayor ambición y ganas de cobrar cuentas pendientes que reivindicarse con una sociedad a la que le sigue debiendo capacidad y honestidad, comprometidas desde su placeo electoral.

 

Y con un Partido de Morena donde parece siguen en la borrachera electorera sin lograr consolidar una estructura partidaria y menos cimentar una ideología por convencimiento sino más bien visualizando la oportunidad de estar en líneas de poder y desde allí continuar aplaudiendo y contestando todo lo que puede desfavorecer el ejercicio federal. Como partido en ésta localidad, siguen sin ponerse de acuerdo en la conformación interna y menos aún en impulsar formación de cuadros que garanticen una presencia fuerte y con liderazgo.

 

Por supuesto que el endeble trabajo de administración municipal de esa rara alianza, Morena-PT-PAS, no sirve para echar las campanas al vuelo y creer que tienen el espacio controlado para lo que se presente en las siguientes contiendas. No es el ejercicio de la administración de Sara Valle, que a la inversa, le reintegre el valor agregado que en la pasada contienda le concedió AMLO a las pretensiones de la alcaldesa, valorando las accidentadas decisiones que no benefician al puerto ni suman fortaleza a los partidos que la han abanderado.

 

¿Hasta dónde va a llegar éste Guaymas que adolece de auténticos líderes?

 

lacolumnadelina@gmail.com


Comentarios en esta nota

Comenta esta nota