De la puerta hacia adentro...

De la puerta hacia adentro...

La Encuesta Nacional de la dinámica en los hogares (ENDIRE) que realiza cada seis años el INEGI, mide como su nombre lo sugiere, la convivencia que se da en los hogares.

Las estadísticas refieren altos índices de violencia, aunque posiblemente la opinión que muchas personas comparten es que no se requiere de muchos estudios para darnos cuenta de la situación porque las referencias a situaciones de violencia en la calle o colonia, la escuela o centro de trabajo, todos las hemos recibido.

Más difícil de aceptar o confesar la violencia que muchas personas viven de la puerta hacia adentro...sí; es que de la puerta hacia adentro se registran un sinfín de circunstancias de las que mujeres, niños, adultos mayores y hombres en menor medida, son víctimas de violencia.

Las autoridades detectan un mayor numero de denuncias y también es innegable que los esfuerzos que se han hecho ahí están, probablemente aun no suficientes pero de que se han incrementado los mismos, de ello no cabe duda.

La ENDIRE del 2011 colocó a Sonora en el cuarto lugar a nivel nacional con respecto al grado de violencia referido; sin embargo y pese a que como señalo anteriormente la denuncia se ha incrementado, la siguiente medición ya lo coloca en el numero 20, es decir, en seis años se recuperaron 16 lugares y la meta para la próxima ocasión es colocarse por lo menos en el lugar 25 según lo explica la Directora del Instituto Sonorense de las Mujeres, Blanca Saldaña.



Cuando me referí a que los hombres también viven violencia en el hogar pero en menor medida, es que los datos que refleja la mencionada encuesta, refieren que 6 mujeres y un hombre de cada diez en ambos casos, aceptaron vivir o haber vivido algún tipo de violencia.



De acuerdo a las demandas que se presentan, el 27% de las víctimas refiere haberla vivido de su pareja o ex pareja. La violencia familiar entonces debe observarse como un aprendizaje social y por tanto la reconstrucción de ese tejido es el que urgentemente nos está demandando la participación de todos los actores de la comunidad sin que eso signifique que vamos a ignorar la responsabilidad de la autoridad.



En la misma reunión ayer con integrantes del Grupo Compacto de Columnistas, Blanca Saldaña explicaba la polémica declaratoria de Alerta de Género. El tema yo lo abordé en este espacio hace unos días y repetirlo sería redundante; de cualquier manera aquí le comparto la liga: https://www.soledaddurazo.com/vernoticias.php?artids=19009&categoria=492 Agregaría además que la Alerta de Género más que reflejar el número de feminicidio y en general violencia hacia la mujer por razón de género, lo que busca es que se implementen medidas para evitar esa violencia.



En tal sentido, Blanca Saldaña destaca estrategias que se han puesto en marcha en Sonora, entre las que destaca la aplicación Mujeres Seguras que dicho sea de paso, ya se presentó la primera denuncia derivada de la activación de una alerta que se hizo a través de dicha aplicación.

Otro programa es el de Punto Seguro y aquí es importante que se sumen más antros porque lo que se busca con ésta es aplicar un protocolo cuando una mujer ve amenazada su integridad en el antro o está siendo molestada, se acerca a la barra y pide "El trago Amparo" esa es la clave. Entre más mujeres y hombres también, conozcan la clave y entre más antros se integren, mucho mejor.

Además de los anteriores y el transporte naranja que es el programa que se aplica en los camiones urbanos, están los fondos federales para refugios de mujeres violentadas y por cierto, en ese sentido Hermosillo concursó por recursos para ese renglón y obtuvo 3 millones 158,049 pesos. Aun no llegan pero ya vienen en camino. 

No perdamos pues de vista que la situación actual demanda la participación de toda la sociedad porque es el tejido social lo que urge recomponer.

Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota