Lamarque y los muros de agua

Vertiente enero 07 2022.

Lamarque y los muros de agua.- En el trienio 1997-2000, cuando fue alcalde de Cajeme por primera vez, trataron de impedir que creciera en sus proyectos, utilizando como arma el agua.- Hoy, cuando hay intransigencia por parte de la central priísta CTM, para lograr acuerdos a favor de los trabajadores de Oomapasc, el instrumento es de nuevo el vital líquido, lo que se vuelve un estigma contra Javier, a quien intentan cerrarle su paso presente y futuro… 

Bernardo Elenes Habas

¿Acaso la historia se repite, como en el trienio 1997-2000?
 
En ese tiempo la oposición, representada por el priísmo más dominante en Cajeme, intentó impedir que Javier Lamarque creciera social y políticamente desde la Presidencia Municipal a favor de la comunidad, utilizando como elemento destructor el agua.

Trataron de construir un muro de agua en el primer ejercicio administrativo de Javier, contaminando el vital líquido que entraba a las plantas potabilizadoras, situación que no pudo controlarse y que dio como resultado un servicio de agua maloliente y sucia a los usuarios, quienes recuerdan con indignación esos hechos.

No les importó a los políticos de hace 25 años la salud de la gente, porque para ellos era y sigue siendo lo más importante detentar el poder. Buscaban desacreditar al Alcalde ante las familias, pretendiendo inculparlo de los hechos del agua sucia, intentando demostrar ineptitud para gobernar en un militante de izquierda, en ese tiempo del PRD, que había doblegado al PRI en las elecciones de 1997 obteniendo 62 mil 566 votos, contra 32 mil 668 del priísta Ernesto Vargas Gaytán.

Hoy, de nuevo como un estigma, adversarios políticos enraizados en la otrora poderosa central obrera tricolor CTM, utilizan el agua para doblegar no al Oomapasc, sino al alcalde Javier Lamarque, en una estrategia tempranera para evitar que desarrolle sus planes a favor del Municipio, y con ello, cerrarle los caminos que lo posicionen en la conciencia de la ciudadanía, quien, a pesar de todo, comienza a tenerlo presente para lo que se ofrezca en el futuro…

Ese es el verdadero fondo político no del sindicato de Oomapasc, sino de la CTM estatal, donde el recuerdo de Francisco Bojórquez Mungaray en la historia política de la central, es un lejano fantasma; y la presencia de Javier Villarreal Gámez, quien sólo acierta a fundamentar su liderazgo convirtiendo en ventanilla de negociaciones presentes y futuras al organismo que lidera, esperanzado en que ésta continúe en el tejido político de la Entidad, aunque con la pólvora humedecida…

Dijo, el dirigente local de la CTM, Luis Acosta, asomando el filo de sus preocupaciones, que la huelga contra el Oomapasc no se enmarca en un movimiento político, exigiendo que las demandas laborales sean atendidas puntualmente como se plantean. Y esa actitud, a través de la cual no se confiere validez a las exposiciones y propuestas de la contraparte, hace deducir que si no es un movimiento político sí es un capricho político que tiene, como los sismos, epicentro. Desde donde se busca que los sacudimientos telúricos derrumben obstinadamente los puentes que pudiera tender Javier Lamarque…

El Alcalde ha dicho que el Oompasc no es empresa con fines de lucro, sino un organismo público que tiene como fin brindar un servicio vital para la comunidad, consistente en disponer de una infraestructura funcional para abastecer de agua potable a la población, además –recalcó-, los recursos que recauda el organismo son recursos del pueblo de Cajeme y con ellos se deben atender los requerimientos de carácter laboral y administrativo, pero sobre todo, debe estar dirigido en la atención de las necesidades de rehabilitación y mantenimiento de la red de agua potable y alcantarillado para que contribuya al bienestar de la sociedad…

Y se mostró abierto para que, teniendo como sustentos las anteriores bases, se construyan los acuerdos con el sindicato para establecer las alternativas de hasta dónde se puede llegar y hasta dónde no, en los requerimientos de aumento salarial. 

A estas alturas, pues, se vuelve preciso el entendimiento y que prevalezca el sentido común, para que se resuelvan los problemas administrativos que se viven en la comunidad… De lo contrario, será válido pensar que alguien trata de construir y agrandar un muro de agua en contra de Cajeme y del alcalde Lamarque, como lo intentó el PRI hace 25 años…

Le saludo, lector.










Columnas

    Error al mostrar categorias!