Pa" los coyotes los perros 

Pa" los coyotes los perros 

 

AHORA QUE se maneja la reforma eléctrica y la serie de variantes en favor y en contra, aún hay investigadores que siguen haciendo su trabajo y que regresaron a lo básico: ¿cómo reducir el consumo de la energía sin que afecte el rendimiento? Y obvio, se reduce el costo. 

No estamos hablando de sistemas alternos, como la generación vía sol o aire, fotosíntesis de las plantas, aprovechamiento de la fuerza propulsora por el oleaje del mar y otras más del presente o futuro, consideradas como energías limpias. 

Tampoco vamos a escribir de la existencia de los capacitores que son herramientas colocadas para que la fluidez de la electricidad no presente picos al momento de ser inyectada y con ello reducir costos. 

Esto es otro rollo y se lo debemos a un ingeniero sonorense, de Sahuaripa, por cierto. Su invento ya está patentado. 

Ahora me explico. 

Trinidad Villarreal Peña, egresado del ITH de la generación 1984-89, inventó un potenciador de energía eléctrica que permitirá a la industria en general un ahorro substancial en sus costos de hasta un 46 por ciento del consumo total, pues así se lo especificaron en el Centro Nacional de Control de Energía debido a que su producto pudiera poner en jaque la captación de recursos de la misma CFE. 

Hace años, el ingeniero conformó la empresa Kyt productos S.A. de C.V denominada Kyt comercializadora y actualmente está en proceso la formación de la compañía Trini Tecnologías que manejará patentes y licencias. 

Así, el Dispositivo Potenciador de Energía Eléctrica es una especie de transmisión electromecánica. Para que se de una idea: hágase de cuenta que es una transmisión de carro de cuatro cilindros –figurativamente pues se coloca tanto de manera vertical como horizontal--, y ésta, deja de ser de ese cilindraje para convertirse en una máquina de doce o más cilindros. ¿Me explico? 

En total, en la historia del ingeniero de 55 años, ha constituido unos cien inventos los cuales fueron en su mayoría para la planta Ford de Hermosillo que se ha visto beneficiada pero nunca los patentó y quienes ganaron fueron los contratistas lo cual es como una constante en los genios quienes, por lo general, son faltos de conocimientos empresariales, pero ya aprendió y la primera patente es esta de energía eléctrica, pero tiene en el cajón trece más a futuro corto. 

Regresando al tema y otro ejemplo. 

El agricultor que cuenta con un pozo que por lo general son desde 30 hasta 300 caballos de fuerza, con este invento puede elevar su potencia hasta en diez veces, lo mismo ocurre en las bandas transportadoras mineras o bien en las maquiladoras entre otro tipo de compañías. 

¿Cómo gana y ahorra el empresario industrial? 

Si vemos que es un potenciador, si utiliza un motor de menor potencia, digamos de cinco HP contará con la seguridad de que con este invento –con el mismo consumo eléctrico--, se incrementará en diez veces la fuerza. Y no requerirá un motor de los 50 HP que pudiera requerir. 

Lo mismo ocurrirá cuando la alimentación de ese motor es a través de diésel de tal forma que si el consumo es de cien litros y genera una cantidad determinada de energía eléctrica, generará la misma cantidad energética, pero con diez litros en total, no los cien. 

A nivel mundial han querido comprarle la patente, sobre todo General Eléctric que ya tiene conocimiento de la misma, pero esa empresa fue adquirida por empresarios chinos en 14 mil mdd quienes se encuentran en el proceso de entrega-recepción que llevará dos años en ese tenor. 

También se le han acercado empresarios de países tan lejanos como Australia que quieren adquirir la venta exclusiva a nivel mundial, pero son unos aprovechados pues quisieron esa patente por miserables 25 mil dólares. 

El hecho es que Trinidad, casado, con dos hijos, quien ha vivido en Hermosillo en los últimos cuarenta años, piensa que el aprovechamiento será más benéfico si los gobiernos los aprovechan en la generación de agua potable –vía pozos--, pensando en un bienestar social pues aún cuenta con un pensamiento científico donde la preocupación económica suele ser tomada en segundo plano, enfrentando inclusive el parecer de la esposa, lo cual es común en los ciros peraloca, como hay tantos en Sonora. Es lo común.  

Por supuesto no vive mal, toda vez que su creatividad en diferentes empresas industriales en las que ha trabajado, así como la impartición en diferentes instituciones educativas como Conalep, en servicio social de la SCT, ha logrado cierto resarcimiento económico. 

En estos momentos, quien laboró para la empresa gringa Goodrich Aerospace, luego de romper récord en su sistema de ingreso al contestar bien sus cien preguntas obligatorias en 40 minutos –era de una hora--, piensa en constituir un organismo de apoyo a otros inventores de Sonora, así como a aquellos niños superdotados. Todo un proyecto, pero como bien dicen, poco a poquito. 

Por lo pronto, con su invento piensa en inyectar una nueva modalidad al cobro de la energía eléctrica: Para coyotes los perros. 

 

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere. 

 

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de "CEO", Consultoría Especializada en Organizaciones…                                           

          

Correo electrónico: [email protected]                  

Twitter: @Archivoconfiden                                                     

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304