¿Habrá equilibrio de poderes?

¿Habrá equilibrio de poderes?

 

Dice la teoría que un gobierno florece cuando los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, se complementan. Pero la historia nos ha demostrado que siempre existe sumisión de los dos últimos hacia el primero, especialmente cuando coinciden los colores partidistas o se compran voluntades para que así sea. Sus efectos están a la vista.

 

Ríos de tinta han corrido, con el consiguiente nerviosismo, desde que el gobernador electo, Alfonso Durazo, diera a conocer la primera remesa de los hombres y mujeres a los que les ha encomendado la honrosa tarea de presidir algunas de las secretarías torales para el rumbo que habrá de tomar este sexenio y que asumirán la gran responsabilidad que pesa desde ya sobre sus hombros y que se tornará más evidente a partir de la toma de protesta del gober este 13 de septiembre en puerta. Si se encuentra alguno por allí, felicítelo por haberse sacado la rifa del tigre.

 

Espero coincidamos al decir que todos los designados eran tiros anunciados desde hace algunos ayeres, salvo dos nombramientos sorpresa, cuyos nombres se esperaba en otras responsabilidades.

 

La primera que nos brincó fue la designación de Álvaro Bracamonte en la Secretaría de gobierno, lo que sugiere otros aires de responsabilidad en ese complicadísimo cargo que conlleva, primordialmente, la gobernabilidad del estado.  Que no sea un político tradicional de colmillo retorcido, sino un académico de sólido prestigio por su experiencia en el acompañamiento y visión de ejercicio de gobierno, es ya un aliento esperanzador sobre el manejo y rumbo de esta secretaría.

 

Por supuestísimo que en las subsecretarías habrán de aparecer varios políticos de carrera, habida cuenta que allí se entablan las relaciones con el legislativo, amén del seguimiento de un sinfín de problemáticas a lo largo y ancho del estado, como es el caso de los yaquis, por ejemplo.

 

Sabíamos que Omar del Valle Colosio estaría en un cargo de gran calado y responsabilidad, desde que se le encomendó encabezar los trabajos de entrega-recepción en el cambio de estafeta gubernamental.  Lo sorpresivo fue que lo hiciera en la Secretaría de Hacienda, aunque tenga credenciales numéricas para ello.

 

Fátima Rodríguez, formada en las luchas por el desarrollo del campo, posee conocimiento y trayectoria para la SAGARHPA; sabe a lo que va y cómo entrarle para garantizar la seguridad alimentaria y el crecimiento de estos importantes sectores económicos en Sonora.

 

De la académica Olga Armida Grijalva a la Secretaría del Trabajo, con inclinación hacia los principios de la 4T, sabemos que algunos profesionales de larga trayectoria en esto de las relaciones obrero patronales, han recibido su designación con beneplácito, sobre todo por las expectativas que genera en la conducción de esta importante área en cuyas manos está la paz laboral y la afectación, o no, de la economía del estado.

 

Del Secretario de Salud, José Luis Alomía, solo esperamos que no llegue con la arrogancia de su Del Secretario de Salud, José Luis Alomía, nadie duda que posee la formación y potencial para encabezar los esfuerzos gubernamentales de rescate y mejoramiento del sistema de salud que ha prometido incesantemente el próximo mandatario estatal, pero debe hacerlo con mucha sensibilidad social. Ya ve usted que los sonorenses somos muy rejegos.

 

Naturalitas las designaciones de Guillermo Noriega, Lorenia Valles, Wendy Briceño y Heriberto Aguilar, porque les precede trabajo desarrollado en las áreas encomendadas.

 

Rodolfo Castro Valdéz en la Oficina del Ejecutivo, por ser hombre de todas las confianzas del gober. A Célida López le reconocemos inteligencia y capacidad de gestión, además de ser afín y defensora del proyecto de la 4T, lo que abonó para su llegada a Turismo.

 

Finalmente, como dijo el gobernador, si alguien no da el ancho o se aparta de los principios de la cuarta transformación, pues se les aparta del cargo y listo.

 

Sabemos que el gabinete ampliado se da casi siempre en una segunda etapa, pero nos intrigan los grandes ausentes en esta primera remesa, con la consiguiente pausa para la designación de los titulares de Economía, Educación y cultura y Seguridad. Los dos primeros, junto con salud, constituyen el andamiaje que soporta y garantiza el desarrollo armónico básico del estado.  Seguridad se cuece aparte.

 

Además, quien ocupe la titularidad de la SEC debe conocer no solo el teje y maneje del sector educativo, sino poseer una habilidosa mano izquierda para establecer buenas relaciones, sin conceder demasiado, con los sindicatos magisteriales que en el estira y afloja pueden ser factor de cohesión y despegue, o estancamiento del mismo. Y si queremos una reactivación escolar al 100%  y a la brevedad, ya debería estarse delineando los cómo, tanto logísticos como económicos. 

 

Entendemos por qué la designación del titular de seguridad esté siendo escudriñada con lupa por el gobernador, ante la inseguridad rampante que vivimos en el estado, Pitiquito y Magdalena han sido nota roja nacional en fechas recientes. Por ello, esperamos que quien llegue sea un profundo conocedor de la materia, sobre todo en cuanto a estrategias de combate al crimen organizado se trata.

 

Falta también la anunciada fusión de Radio Sonora y Telemax con las tareas de comunicación gubernamental, lo que pudiera convertirse en una secretaría ad hoc para una de las grandes ausentes de la primera remesa. El tiempo dirá.

 

Casi en paralelo, las diversas bancadas del Congreso del Estado, hicieron sus respectivos posicionamientos sobre la necesidad de llegar a acuerdos parlamentarios que deriven en bienestar ciudadano. Cual debe de ser, representan la segunda parte del equilibrio de poderes.

 

Y aquí es donde se darán los asegunes, porque si el Ejecutivo busca implementar la 4T en Sonora, uno se pregunta si las iniciativas propuestas en el Congreso que no sean afines a su proyecto… ¿lograrán transitar?

 

[email protected]

@Lourdesazalea