Que el presente defina el mañana


No solo café

Azalea Lizárraga C.


Que el presente defina el mañana


Coincido con muchos en el reconocimiento hecho a la arquera sonorense Alejandra Valencia Trujillo por su actuación en los juegos olímpicos Tokio 2021 con el honroso tercer lugar que la hizo acreedora a una medalla de bronce y subir al pódium de los triunfadores en el primer día de esta justa olímpica, lo que hizo crecer la esperanza de mayores logros para nuestro país en tierras japonesas.


Aplaudimos el entusiasmo y deferencia con la que fue recibida al llegar al aeropuerto de Hermosillo, con un "bautizo", como se define al hecho de que la aeronave atravesó un gran arco de agua producida por una bombera, acción que está reservada para recibir a personajes muy especiales en nuestro estado. 

  

Dicen que la historia se escribe con el desempeño de los ganadores, pero queremos destacar que, en la modalidad individual, Alejandra se ubicó también en el quinto lugar. Ella sabrá si puede remontarlo en sus futuras participaciones que se espera le ayuden a clasificar en el 2024; para probarlo tiene que superarse en el Campeonato de Tiro con Arco este septiembre en EU; las Copas del Mundo en el 2022; y los Juegos Panamericanos en el 2023. 

 

A la fecha, México solo ha ganado en Tokio tres medallas de bronce, aunque justo es mencionar que hemos estado al borde de la histeria colectiva con las participaciones de otros deportistas mexicanos que, finalmente, quedaron en honrosos cuartos lugares que debemos reconocer y aplaudir, porque revela la calidad de dichos atletas mexicanos en sus respectivas disciplinas y los colocan entre los mejores del mundo. 


No desdeñamos la validez de una frase atribuida al francés Pierre de Coubertin, fundador de los Juegos Olímpicos modernos y creador del Comité Olímpico Internacional: "Lo más importante en los Juegos Olímpicos no es ganar sino participar, lo esencial en la vida no es vencer sino luchar bien", pero lo cierto es que los mexicanos solemos usarlo como expresión popular para conformarnos y justificar, tal vez con demasiada frecuencia en el pasado reciente, la falta de profesionalismo y dedicación de algunos deportistas mexicanos que no se prepararon a conciencia para participar en estas competencias deportivas.


No es el caso de la arquera sonorense quien ha ido al alza en su desempeño deportivo y que joven aun -en octubre cumplirá 27 años- ya ha tenido participación en tres olimpiadas (la primera en Londres 2012 y en Río de Janeiro en el 2016) y que junto al cachanilla Luis Alberto" El Abuelo" Alvarez (Londres 2012), que frisa ya los 30 años, obtuvieron la primera medalla para México en la modalidad de Equipos mixtos de arco recurvo en Tokio.

 

Esta presea representó la medalla olímpica número 70 para México y la quinta para Sonora, desde 1924, cuando oficialmente nuestro país empezó a incursionar con una delegación mexicana, acumulando ya 22 participaciones de manera consecutiva y, a lo que se ve, en esta solo llegaremos a las 72.


En la agenda olímpica ya están definidos Paris como la próxima sede del 2024 y Los Ángeles para el 2028. Aunque se piense falta mucho para ello, lo cierto es que, si seguimos sin atender la importancia de incentivar el deporte en las nuevas generaciones, sin aportar recursos y estímulos suficientes para los deportistas clasificados como de alto rendimiento, pero sobre todo, si no se realiza una supervisión a fondo del uso eficiente de los recursos y que deportistas y asociaciones deportivas argumentan sobre el inadecuado e injustificado que se hace de los presupuestos asignados para los deportistas, no para quienes dirigen el deporte en México, nuestra participación como país seguirá siendo magra en resultados.


Organismos internacionales indican que incentivar la práctica del deporte incide no solo en la buena salud de las personas, sino que es la mejor forma de impulsar la integración social, fomentar la confianza de los individuos; abatir la delincuencia y, como consecuencia, disminuir paulatinamente el gasto público asociado a combatirla; además de promover el desarrollo de comunidades sanas e integradas.  


Sabemos que la sábana presupuestal de los gobiernos no alcanza para todo y los recortes son obligatorios, lo malo es que se realicen en rubros esenciales como educación, seguridad y salud, muy ligados estos dos últimos a la necesidad de promover el deporte. Nos urge pues, una mejor redistribución del gasto público, no en base a ocurrencias o dedazos presidenciales, sino basado en atender necesidades palpables que garanticen el desarrollo sostenido de nuestro país, lo que lograremos cambiarnos el chip de lo que verdaderamente es esencial para ello, eso incluye considerar que el deporte no es un gasto, sino una inversión vital. 


La Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) argumenta que en los últimos años el presupuesto que recibe ha ido a la baja, por lo que los recursos asignados para apoyar a los atletas que asistieron a las Olimpiadas de Tokio fue de solo 2,676.5 millones de pesos, mismos que representan el 0.056% del total presupuestado para el 2021, lo que le daba a su titular, Ana Gabriela Guevara, la seguridad de que México se alzaría con 10 medallas. Vaticinio fallido, no llegamos ni a la mitad.


Así las cosas, saque usted cuentas y haga sus propias conclusiones; pero todo parece indicar que se baja el cero y no toca.


[email protected]

@Lourdesazalea