¿Cheque en blanco para instaurar en Sonora la 4T?

¿Cheque en blanco para instaurar en Sonora la 4T?.- Se demostró ya la frialdad de esa doctrina ante la angustia popular.- AMLO, su impulsor, dijo con temeraria claridad, que la crisis del coronavirus "nos vino como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación", frase que se ancló en la historia.- ¿Acaso para él, nada está por encima de la 4T, ni la muerte?

Bernardo Elenes Habas

El 2 de abril de 2020, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, apuntaló su narrativa presidencial desde "la mañanera", al expresar que la crisis del coronavirus "nos vino como anillo al dedo para afianzar los propósitos de la transformación".

AMLO ANILLO AL DEDOEsas lamentables declaraciones de AMLO, le dolieron hondo y le siguen doliendo al pueblo pensante, porque las sopesaron como palabras llenas de rencor y de egoísmo.

Saben, ahora las familias -el pueblo bueno y sabio-, que AMLO las utiliza con plena conciencia de sus actos. Lo hace sin valorar la angustia que aflora en la piel de hombres y mujeres. Porque a pesar de la incertidumbre que ardía en la sangre de la gente al no saber si cruzarían con vida la brutal tormenta de la pandemia por el coronavirus, jugaba, desde Palacio Nacional con la suerte de todos los mexicanos.

Demostró con ese enunciado que no le importaba ni le importa el dolor ajeno. Las dramáticas escenas de muerte que brotaban en otros países como Italia, España, Ecuador. Que la peste que se extendía inexorable sobre el pecho de México, debería aplaudirse y verse como una bendición, como la gran oportunidad política, económica, ideológica, para montarse sobre la cresta de la devastación, sin considerar el saldo letal, el luto, el dolor que el virus silencioso tendería a su paso por pueblos y ciudades, para que se convirtiera en puente glorioso de la 4T.

Él, AMLO, lo dijo en su conferencia. Con un rictus de triunfalismo en su rostro. Con la mirada de iluminado hurgando en los trazados de patriotas como Juárez, Madero, Cárdenas, buscando, quizás, trascender a esas alturas y asegurar su sitio, su bronce en la historia de la Patria.

Recuerdo bien que dijo en su encuentro mañanero con los comunicadores, hace un año dos meses, en Palacio Nacional, que México saldría fortalecido de esta "crisis transitoria", sin cambiar el propósito central de su gobierno, enfocado a acabar con la corrupción y que prevaleciera la justicia en el país.

Y rubricó sus conceptos, pronunciando una frase para la posteridad, refiriéndose a la devastación que se extiende por el mundo: "O sea, nos vino como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación".

Sí, la gente entendió con claridad esas palabras. E interpretó que el dedo de Andrés Manuel López Obrador, se extiende profético, para que la muerte coloque en él su anillo, centrándose por sobre todas las cosas en la Cuarta Transformación, sin importar el drama apocalíptico que deje a su paso la peste, porque quizás se consideren como necesarios los daños colaterales, para cumplir los altos designios de un caudillo que no miente, no roba, no traiciona… aunque haya dividido, perversamente, al país.

Por eso, es oportuno sopesar el sentir de los sonorenses, luego que Morena obtuviera legítimamente con Alfonso Durazo la gubernatura, ¿si esto significa también que se haya extendido con el voto mayoritario un cheque en blanco para la instauración en el terruño de la teoría y práctica, como se ha visto que funciona desde el epicentro del Gobierno Federal, la Cuarta Transformación?

Le saludo, lector.