A lo que truje Chencha…

No solo café

Azalea Lizárraga C.


A lo que truje Chencha…

Una frase muy recurrente entre la clase política es: "Ni todas las victorias son para siempre, ni todas las derrotas son eternas", tal vez hasta motivacional para seguir perseverando en esos juegos de la democracia que tanto disfrutan quienes respiran política por todos los poros de su cuerpo y solo viven a plenitud cuando se desempeñan en la función pública u ostentan algún cargo de elección popular.

El 6 de junio finalizaron los tiempos electorales, aunque algunos resultados habrán de judicializarse ante la inconformidad de los candidatos no electos y que lo atribuyen a una retahíla de irregularidades, machincuepas, compra de votos y actividades conexas en las que, curiosamente, casi todos los equipos de los candidatos esgrimen durante la jornada electoral; por supuesto, de lo que se trata ahora es de salir como el ave fénix del pantano.  A algunos les asistirá la razón y lo pelearán hasta sus últimas consecuencias; pero en la mayoría de los casos tendrán que aceptarlo, porque el mundo sigue girando y hay prioridades que atender en el horizonte. 

A lo mejor no nos convencen quienes ganaron en los diferentes puestos de elección popular, sea la gubernatura, presidencias municipales, diputados locales y/o federales. Pero si algo nos ha enseñado la vida es la necesidad de cerrar ciclos, darle vuelta a la página y trabajar con la persona que la mayoría decidió llegara al poder.  El presente y futuro de nuestro estado depende de ello. Sigamos participando y exijamos resultados desde esa trinchera en la que nos encontramos; de no hacerlo, corremos el riesgo de entregar malas cuentas a las futuras generaciones.

Resulta obvio que habrá cambios considerables en las titularidades y mandos medios de gobierno, así como en los estilos de conducción, planes y proyectos a desarrollar, porque todos ellos  "deberán alinearse a la visión progresista de la 4T", tal y como ha venido expresando el gobernador electo, Alfonso Durazo y, considerando que los municipios con mayor población en el estado, a excepción de la capital sonorense, tienen el sello morenista, lo mismo que la mayoría de las diputaciones locales y federales, las posibilidades de un ejercicio gubernamental estatal alineado al federal son bastante amplias. 

Mucho dependerá de los apoyos que como gobernador electo logre bajar en materia de presupuesto constante y sonante para, primero, lograr la reactivación económica en estos tiempos en los que la economía familiar ha sufrido como nunca y el sector empresarial se ha visto severamente afectado por la contingencia sanitaria que provocó la pandemia por Covid19. 

Salud y educación son los dolores de cabeza más apremiantes que demandarán mucha sensibilidad y recursos para mitigar sus deficiencias.

Se requiere invertir en el sector salud, no solo para detener la pandemia, la cual esperamos vaya a la baja con la vacunación de la población que, dicho sea de paso, se ha agilizado, sino para consolidar un sistema que cubra las necesidades básicas de la población a través de una adecuada atención hospitalaria y suministro de medicamentos, que han sido el "tutu" de todas las administraciones. Pareciera ser no hay presupuesto que alcance para ello, pero la salud es obligación del estado y derecho constitucional que debe atenderse, so pena de que existan conflictos sociales o se afecte el bienestar de las poblaciones vulnerables.

Finalmente, pero no menos importante, lo es sin duda el retorno a las actividades educativas que presenta un gran reto por el evidente abandono y consecuente deterioro de la infraestructura educativa existente, pero tampoco se puede continuar en el sistema virtual por más tiempo, habida cuenta que los resultados de esta educación en línea ya evidencian un fracaso considerable respecto al avance educativo de los estudiantes de los niveles de educación básica primordialmente. Tal es la valoración de los padres de familia y organismos evaluadores por igual.

Urgente también la necesidad de garantizar la seguridad a los sonorenses, sobre todo de aquellos municipios en donde los niveles de inseguridad son el sufrimiento diario de sus habitantes. Temas que el gobernador electo ha reiterado serán sus prioridades en los primeros años de gobierno; ya habrá tiempo para entrarle a cambios de mayor envergadura política y social.   

Por lo pronto, aunque existe gran expectativa por conocer los nombres de quienes integrarán el gabinete que acompañará a Durazo en el ejercicio de gobierno, entendemos que al haberse comprometido a elegir a los mejores hombres y mujeres para el cumplimiento de las tareas que se han esbozado para garantizar el desarrollo armónico y sustentable del estado, se debe analizar bien los perfiles de quienes se constituirán en la nueva clase política y administrativa del estado. De que habrá ajustes a la estructura gubernamental, ni duda cabe. 

Independientemente de los nombres, se espera un gabinete plural, incluyente y comprometido con el desarrollo del estado en todos sus aspectos, porque como ya lo ha manifestado Durazo en diversos medios, el éxito o fracaso de un gobierno no depende solo de quien llega al mismo por la via del voto, sino de todo el equipo que le acompañe en el ejercicio de gobierno. 

Se empieza a escribir y dibujar una nueva página en la historia de nuestro estado.  De todos depende la intensidad del relato y los colores de la misma. 

[email protected]

@Lourdesazalea