Poema de domingo

Vertiente mayo 09 2021.


Poema de domingo.- Ella, me regaló la parvada de gorriones que cruzaban el cielo rumbo al valle, en tardes de invierno. Siendo niño le pregunté, mientras mirábamos el crepúsculo llenos de asombro, a quién pertenecían las aves que alegraban nuestros ojos…

-Desde ahora son tuyas –me dijo-, yo te las regalo. Pero tienes que protegerlas, no permitir que les hagan daño…

Después, me enseñó a escribir sobre la tierra, en el patio del chiname, cuando salíamos a tomar el sol las mañanas frías de diciembre, poniendo su mano sobre la mía, haciéndola dibujar las palabras sol, amor, viento… Y ahí quedaban sembradas como semillas de libertad en los surcos del alma, que es la parcela de la gratitud…

Hoy, como siempre, la recuerdo. Y repaso en la tierra de mi memoria una canción que escribí hace seis años, y suelo cantar por las tardes acompañado de mi guitarra, en círculo de sol. Es decir: sol mayor, mi menor, la menor y re siete…


Qué solo me dejaste

la tarde del adiós:

las aves emigraron,

la lluvia comenzó;

hundido en mi nostalgia

lloré implorando a Dios,

que también me llevara,

allá…

donde ya no hay dolor…



La tarde que te fuiste,

mi alma enmudeció,

ya no pude entregarte

mi última canción;

añoro tu presencia,

sufro mi soledad,

no hay luz en mi sendero,

porque…

todo se oscureció…



La tarde que te fuiste

mi cielo se nubló,

la casa quedó triste

ya no tenía tu voz;

tus cantos, tus leyendas,

tus plegarias de sol,

se fueron con la lluvia,

mamá…

contigo me fui yo…


Se fueron con la lluvia,

mamá..

contigo me fui yo…


-----o0o-----