Siguen brillando los búhos

No solo café

Azalea Lizárraga C.



Siguen brillando los búhos


Honor y grandeza para la Universidad de Sonora que su alumnado destaque en el país. Ocho estudiantes de la Licenciatura en Derecho obtuvieron primer lugar en la fase regional de la VIII Competencia Nacional de Litigación Oral, en la que participaron instituciones públicas y privadas de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Nuevo León, haciéndose acreedores a un viaje a San Diego, California, recibir una beca para cursar una maestría en la Western School of Law de la Universidad de San Diego y el acceso a un diplomado en litigación oral.


Al pasar a la etapa nacional del concurso convocado por Aba Roli (American Bar Association) y financiado por la Iniciativa Mérida, con presupuesto de los Estados Unidos, los búhos se enfrentarán a estudiantes de la zona centro y sur del país en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), en la Ciudad de México.


Lo más valioso para ellos, ha sido adquirir mayor conocimiento en derecho penal, la orientación y evaluación por parte de jueces y magistrados para perfeccionar las técnicas de litigación, ser así mejores abogados y fortalecer el sistema de justicia penal de nuestro país.  Lo lograrán, sin duda alguna.


Colapso del Metro abrió una cloaca


Lamentamos profundamente la tragedia ocasionada por el colapso de la línea "dorada" del transporte colectivo del metro de la ciudad de México y los vagones que transitaban en ese momento por ella. Ninguna averiguación ni castigo a los culpables podrá compensar el dolor de quienes perdieron a un ser querido. 


Otro traspié asociado a la modernidad que perseguimos como la panacea universal a la problemática de las grandes ciudades y que todos recordamos inició bajo una estela de cuestionamientos no solo económicos y de corrupción, dadas las exorbitantes sumas asociadas a su construcción, sino también con fuertes indagaciones técnicas asociadas a fallas de origen que salieron a luz y fueron desestimadas por cuestiones políticas. 


Sumémosle el deterioro por el paso de los años, sismos y temblores de la urbe capitalina, así como la falta de mantenimiento de todas las líneas del metro, no solo de la línea 12 que ahora acapara los reflectores nacionales, y tenemos ante nuestros ojos un brebaje tóxico y peligroso que puede complicarse mucho más porque estamos en periodo de zafra electoral, pero debe prevalecer la exigencia ciudadana de que el análisis y dictamen que resulte de ello, se realice tomando en cuenta todas las aristas implicadas en el mismo.


Pareciera ser que se requiere ocurra una tragedia para mover el tapete de las autoridades de todos los niveles de gobierno y, aunque en estados con tanta extensión territorial y baja densidad poblacional relativa, como el nuestro, la dizque modernidad no nos ha encaminado a contar con ese tipo de transporte público, sí hemos ido equiparando el desarrollo del estado con magnas estructuras arquitectónicas para reducir el congestionamiento vial, mejorar la movilidad urbana y que, además de ser placenteras a la vista, se conviertan en iconos citadinos.


Esperamos que las averiguaciones puestas en marcha por las autoridades de la Ciudad de México lleven a corregir deficiencias y prevenir que vuelvan a suscitarse este tipo sucesos, usualmente asociados a la avaricia humana que afecta la calidad y construcción de la obra pública en nuestro país, la indolencia de funcionarios y el valemadrismo en el ejercicio de sus funciones básicas que caracteriza a muchos servidores del sector público. 


Con esta tragedia, se prendieron focos de alarma entre algunas autoridades de nuestro estado y, cuando menos, en Hermosillo, decidieron poner atención a los señalamientos y preocupación manifiesta de muchas voces que señalan cuarteaduras y otras anomalías técnicas estructurales que son más que evidentes en algunos de los puentes y pasos a desnivel que han proliferado, sobre todo en la últimas dos décadas, en nuestra ciudad capital y el resto del estado.


Viene a nuestra mente el puente del Blvd. Luis Encinas y Solidaridad, que desde su inauguración evidenció cuarteaduras que, si bien fueron reparadas en su momento, nuevamente están a la vista de quienes transitamos por esos rumbos, sobre todo cuando nos toca el alto del semáforo y nos queda tiempo para inspeccionarlo involuntariamente. Tal vez para reafirmar nuestra creencia de que hay que sacarle la vuelta lo más que se pueda.


Imaginamos que en el resto del estado se estará realizando lo conducente para asegurar el bienestar ciudadano y que no sea solo para tomarse la foto y/o lavarse las manos ante el evidente descuido y falta de supervisión y mantenimiento de los puentes. 


Lo que sí es reprobable a todas luces, es la actitud de algunos politiquillos que buscan sacar raja y aprovecharse del dolor, miedo e incertidumbre generada entre los afectados y usuarios potenciales, para utilizar la tragedia como bandera política y jalar agua a su molino.


Aunque la tendencia del gobierno federal sea ponerle color partidista a cualquier acto fallido, tampoco hay que ser tan trompudos e imitarlo; hasta para eso se necesita estilo y una fuerte dosis de sensibilidad ante el dolor de la gente. 


[email protected]

@Lourdesazalea