Hablar menos y hacer más, la tónica de Toño y Anaya Cooley

No solo café
Azalea Lizárraga C.


Hablar menos y hacer más, la tónica de Toño y Anaya Cooley

Me colé de nuevo con el Grupo Contrapunto10 para escuchar e intercambiar puntos de vista con   Antonio Astiazarán, político de reconocida trayectoria en la entidad, sobre sus posibilidades de lograr la candidatura de la Alianza #VaPorSonora PRI-PAN-PRD y contender por la presidencia municipal de Hermosillo, la joya de la corona en el estado.

El ex presidente municipal de Guaymas y dos veces diputado federal por el PRI, además de haber ocupado importantes responsabilidades en la administración pública, es un inquieto empresario en el rubro de energía alternativas, principalmente la solar, lo que le brinda un perfil interesante y una visión amplia que pudieran acreditarlo para la toma de decisiones innovadoras en el ejercicio de la función pública que hoy busca: ser alcalde por segunda ocasión, pero ahora de esta ciudad capital, Hermosillo, en la que dice debería ser más barato vivir y producir, lo que sería factible si tuviéramos un gobierno facilitador que nos hiciera más competitivos y atractivos para la inversión.

No cabe duda que vivimos tiempos donde imperan las contradicciones ideológicas y el reagrupamiento de fuerzas, no solo en torno a partidos políticos y grupos de poder, sino que, con la esperanza de un cambio en mente, la gente puede elegir - no por hartazgo y/o castigo, como fue el caso de las pasadas elecciones- tomando en cuenta perfiles competitivos y capaces de gobernar a favor de los ciudadanos que dicen representar.

Entendimos que en esta controversial Alianza, quién contienda por la alcaldía de Hermosillo será una decisión panista tomada en base a tres factores; una encuesta a la población sobre la idoneidad de los posibles participantes, quienes se registrarán en la primera semana de febrero y que no necesariamente tienen que ser militantes, solo perfiles competitivos y simpatizantes del blanquiazul; la opinión de grupos de enfoque con sectores productivos, cámaras empresariales, sobre quién presenta el mejor perfil; así como la opinión de la militancia, siendo este último punto indicativo más no vinculante… sópatelas. 

Lo anterior será aprobado por una Comisión estatal permanente conformada por 38 militantes panistas y enviado a la comisión nacional para su ratificación, para finales de febrero y que se espera sea por un candidato incluyente, ya que, con tan solo mes y medio de campaña, no es tiempo para elegir a improvisados o por exigencias de grupos de poder, si lo que se quiere realmente es recuperar el municipio.

Toño no duda en afirmar que la administración de la actual alcaldesa, Célida López, ha sido deficiente y ha perdido el rumbo, porque Hermosillo es hoy la ciudad capital que más empresas ha cerrado en todo el país; que ha ido a la baja considerablemente en temas como crecimiento económico e inversión en obra pública, lo que nos otorga un deshonroso primer lugar, según INEGI, respecto del mal estado de nuestras calles; además de "otros datos" que mandatan la necesidad de "sacudir el árbol" y presentar una nueva visión de gobierno municipal. 



Es tiempo de convertir a la ciudad del sol en ciudad solar, dice el Toño. Nosotros solo deseamos que brille con luz propia bajo la influencia de un gobierno facilitador que promueva la participación ciudadana resuelva la problemática de recuperación de empleos, salud y seguridad. ¿Será mucho pedir?

Educación en los Ceresos
Quién iba a pensar que la pandemia viniera a favorecer las posibilidades de que las personas privadas de su libertad confinadas en los 13 Ceresos de Sonora, puedan hoy concretar sus planes de mejoramiento personal en el ámbito educativo (desde primaria a media superior) a través de los programas que imparte el Instituto Sonorense de Educación para los Adultos (ISEA), así como realizar estudios profesionales en instituciones de educación superior, aprovechando para ello el boom obligatorio de la educación a distancia.

El secretario de Seguridad Pública, David Anaya Cooley ha sido muy reiterativo en afirmar que la educación juega un papel muy importante para asegurar una reinserción social integral de estas personas, al ampliar sus posibilidades de seguir adelante en un nuevo proyecto de vida y evitar reincidir en las actividades delictivas que motivaron su pérdida de la libertad. Es bueno constatar que no ha quitado el dedo del renglón en este punto.

A la fecha, son 153 personas privadas de su libertad que están estudiando preparatoria; se suman a los 3,658 y 577 que terminaron secundaria y prepa respectivamente; además de nueve que cursan estudios profesionales en línea en diversas instituciones de educación superior estatales y nacionales con las cuales se tienen convenios de colaboración para beneficiar a la población penitenciaria.

Sabemos que lo anterior era casi una odisea concretar, al carecer los Ceresos de infraestructura adecuada para realizar los enlaces con las instituciones participantes, lo que se ha facilitado con esta nueva visión de la realidad que trajo la pandemia tanto a gobiernos como a la ciudadanía, originando también que grupos de la sociedad civil se hayan sumado a colaborar en este renglón, aportando recursos económicos y humanos para que este engranaje funcione.




@Lourdesazalea




Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota