Unison 2021, "Laboratorio de Ideas", por Rafael Ramírez Villaescusa

Unison 2021
Rafael Ramírez Villaescusa
 
Martes 19 de 2021
 
La Universidad de Sonora, la más grande e importante en nuestra entidad, se encuentra viviendo un proceso de gran trascendencia para la elección de quien habrá de ocupar su máxima responsabilidad administrativa. Los universitarios podremos participar dentro del mismo, externando nuestro sentir a través de los distintos mecanismos de auscultación previstos en la convocatoria. En esta ocasión, lo haremos aprovechando las nuevas tecnologías que han posibilitado transitar clases y contenidos a formatos virtuales y en línea.
 
La pandemia, sin lugar a duda, ha supuesto enormes retos que estudiantes, trabajadores, académicos y autoridades, hemos enfrentado con decisión. Pero también, esta misma pandemia nos obliga a reflexionar sobre la necesidad de continuar en la construcción de una universidad resiliente, capaz de tener la flexibilidad y la capacidad de adecuación ante escenarios imprevistos. Por ello, resultará de gran importancia la persona que asuma las riendas de nuestra máxima casa de estudios en este año de gran complejidad.
 
En esta ocasión, la contienda cuenta con cinco destacados aspirantes. Se trata en todos los casos de personas con amplia experiencia docente, seriedad y amor a la institución. Sin embargo, de todos los perfiles destaco uno que emerge como el idóneo para encabezar los esfuerzos de consolidación y modernización educativa durante los próximos años: me refiero a la Dra. María Rita Plancarte.
 
No es mi intención reseñar el currículum de Rita Plancarte, basta decir que ella como ningún otro concentra en su haber dos características fundamentales de cara a los retos más inmediatos para nuestra institución: por un lado, su amplia y brillante trayectoria docente y de investigación, y por otro, su experiencia administrativa dentro de nuestra universidad. Por tanto, se trata de una persona sensible a las necesidades y problemáticas a las que se enfrentan profesores, investigadores, trabajadores y estudiantes, y a la vez conocedora de las capacidades y resortes administrativo-presupuestales con los que cuenta la máxima casa de estudio.
 
Algo que me gusta de la Dra. Rita Plancarte proviene de su visión sobre nuestra Universidad. Para Rita Plancarte, la Unison es un proyecto en construcción que se ha ido alimentado a lo largo de su historia a través de la aportación de las mujeres y hombres que han formado parte de todos y cada uno de sus espacios. Se trata de un proyecto que a lo largo de 78 años ha permitido a los hijos de familias sonorenses y aquellos provenientes de otras latitudes, acceder a una educación de calidad, independientemente de su origen o estatus. Tener la oportunidad de una buena educación, todos lo sabemos, cambia vidas e historias.
 
La Universidad que ve Rita Plancarte y de la que se siente orgullosa, es la misma que también nos llena de orgullo a todos los universitarios: una institución que abarca a todas las ciencias, las artes y las humanidades. Una universidad plural, respetuosa de las diferencias ideológicas, en la que se cultiva la liberta de pensamiento y expresión. En un mundo cada vez más polarizado, todos estos son valores dignos de preservar.
 
Pero también hay visión compartida de futuro. No nos podemos conformar con lo que juntos hemos construido. Un mundo que cambia día con día requiere de una universidad dinámica, que forme a sus estudiantes para la vida, conservando siempre la mística del espíritu cívico. Para ello se requiere de una Universidad muy comprometida con la generación de programas de calidad, vinculada con los distintos sectores sociales y que haga de la difusión científica y cultural uno de sus sellos distintivos.
 
Para Rita Plancarte hay diversas áreas de oportunidad sobre las que se debe de trabajar: mejorar las trayectorias escolares para evitar la deserción, desarrollar la educación en línea para aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías, cerrar la brecha entre unidades regionales, apostar por las carreras de futuro y aprovechar la presencia universitaria en el territorio estatal a través de sus seis campus universitarios. En lo personal agregaría la necesidad de mejorar el diálogo con los sindicatos y en general con toda la comunidad universitaria, a fin de lograr un clima de paz y estabilidad laboral que repercuta en la satisfacción de nuestros estudiantes. Al ser una persona de talante conciliador, no tengo duda de su compromiso en ese sentido.
 
Hace cuatro años tuve la inmensa distinción de participar como candidato a la Rectoría de nuestra Universidad. Hay dos temas que fueron centrales dentro de mi propuesta: el combate al acoso escolar y la necesidad, después de 16 años (hoy 20), de lograr una mejor representatividad de las distintas áreas del conocimiento en la administración universitaria. En ambas Rita Plancarte es una pieza fundamental.
 
Por un lado, no puedo dejar de reconocer el liderazgo que la actual vicerrectora jugó en el proceso para la conformación y adopción de un protocolo para la prevención y atención de casos de violencia de género. Se trata de un importante avance, que como todos es perfectible y estoy seguro así será. Por otro lado, de resultar electa, se trataría del primer rectorado proveniente de la División de Humanidades y Bellas Artes.
 
Finalmente quiero destacar el hecho de que, después de casi ocho décadas de existencia, la elección de Rita Plancarte significaría el primer rectorado encabezado por una mujer. Lo anterior no es cosa menor, sobre todo si tomamos en cuenta los recientes movimientos que han puesto sobre la mesa la discriminación, los techos de cristal y la violencia que aún enfrentan las mujeres en nuestro país. Contar con una Rectora sería especialmente significativo, si tomamos en consideración que el 56% del estudiantado son mujeres, en tanto que el porcentaje se nos cae al 42% cuando analizamos la planta docente.
 
Atendiendo a la convocatoria expedida, quienes formamos parte de la comunidad universitaria podremos participar de esta importante elección externando nuestra opinión. No dejes de hacerlo atendiendo a los mecanismos contemplados en el sitio del proceso: https://procesorector.unison.mx/
 
Juntos podemos hacer historia.
 
Rafael Ramírez Villaescusa es Doctor en Gobierno y Administración Pública y Profesor del Departamento de Derecho de la Universidad de Sonora.

Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota