Mal, quitar apoyo a guarderías

Kiosco Mayor

De Francisco Rodríguez

 

Lunes 11 de febrero de 2019

 

Mal, quitar apoyo a guarderías

 

*Habrá desajuste en miles de familias mexicanas

*Abuelos están para ser cuidados no para cuidar

*Regresa Padrés a Hermosillo; lo reciben amigos

 

 

Más allá de la alta popularidad que aún conserva Andrés Manuel López Obrador y de que poco más del 30% de los electores mexicanos le dieron su voto (unos 30 millones), lo que estamos viendo en este nuevo gobierno es solo desorden y a pesar de sus buenas intenciones, se pierde el rumbo y comienzan las afectaciones negativas particularmente a esos sectores que dice defiende y que presumiblemente en su mayoría votaron por él.

 


Hay muchos ejemplos, pero hoy me voy a referir solo a uno: las guarderías o estancias infantiles, como guste llamarle.

 

El Sr. Presidente, en su afán por combatir la corrupción, en lo que todos estamos de acuerdo, suspende uno de los programas más nobles y de notable apoyo a las familias más vulnerables del país, como son las guarderías que les permite a los padres acudir tranquilamente a sus centros de trabajo a sabiendas de que sus hijos están bien cuidados y bien alimentados.

 

Una guardería, salvo raras excepciones, tiene una estructura básica que ofrece atención alimenticia, de cuidados, de educación, de esparcimiento y descanso. Es revisada constantemente para que cumpla con los reglamentos de protección civil de las instalaciones y los planes de estimulación temprana en los infantes.

 

Simplemente el Presidente pide que sean los parientes, tíos o tías, abuelos o abuelas, quienes se encarguen del cuidado de esos niños mientras sus padres salen a trabajar. No toma en cuenta que en muchos casos los abuelos están para ser cuidados no para cuidar.

 

Dejar a los hijos con los vecinos o familiares, es ponerlos en riesgo. Hay muchos ejemplos de accidentes lamentables.

 

Con el pretexto de eliminar intermediarios que "se roban el dinero", el Sr. Presidente ha tomado la decisión de eliminar el programa de apoyo a las estancias infantiles que se desarrolla a través de la ahora Secretaría del Bienestar (antes Sedesol).

 

Ahora, dice, se enviará a los padres de familia de manera directa el dinero, serán 800 mensuales pero se entregarán cada dos meses (1,600 pesos). Así, los padres podrán tomar la decisión de dárselos al abuelo o a quien les cuide a sus hijos.

 

La verdad, con esa cantidad, nadie podrá darle a un niño los beneficios que recibe de una guardería formal, instalada con los lineamientos que la misma ley le dicta.

 

Esta medida provocará, sin duda, un desajuste en muchas familias mexicanas que, en algunos o muchos casos refiriéndose a mujeres, optará por abandonar su trabajo ocasionando una disminución en el ingreso familiar y afectando su economía. Claro, hablo de casos de parejas, porque habrá otros, de madres solteras, que de plano no pueden dejar su empleo y el perjudicado será su hijo o sus hijos porque no tendrá otro alternativa que dejarlos con la familia, si la tiene y la acepta, o bien con amigos o vecinos, es decir, donde se los acepten, lo peor de lo peor sería dejarlos solos en casa. Eso significaría un riesgo mayor.

 

Qué bueno que el Sr. López Obrador tenga la voluntad férrea de acabar con la corrupción, pero tiene que ser con otros mecanismos que no afecte a los ciudadanos y menos a los más vulnerables, esos por los que dice que luchó y que en su mayoría votaron por él porque creyeron en sus propuestas, en sus promesas, y lo vieron como la esperanza de hacer un México mejor.

 

Lamentablemente el Presidente parece no tener colaboradores sino subordinados que todo le avalan y se rasgan las vestiduras en su defensa sin mirar, sin importarles, ya no el daño que le hacen a él (AMLO) sino a millones de mexicanos que vieron y siguen viendo en López Obrador  la esperanza para mejorar no para empeorar.

 

No olvidar que por mandato de la Constitución, las niñas y niños mexicanos tienen el derecho de protección que el Estado debe garantizar y proporcionar.

 

Ojalá está publicitada Cuarta Transformación no se convierta en una Deformación.

 

REGRESÓ PADRÉS A HERMOSILLO

 

Amigos, familiares y algunos personajes que colaboraron durante su administración gubernamental, se dieron cita en el aeropuerto de Hermosillo el viernes por la tarde, para recibir al ex Mandatario Guillermo Padrés Elías, quien luego de poco más de dos años en presión,  fue liberado para continuar en libertad el proceso jurídico acusado de supuestos ilícitos.

 


Sonriente, de larga, muy larga, barba, Padrés llegó acompañado de su esposa Iveth. Y luego de abrazos, aplausos y una que otra expresión de desprecio de algún casual asistente al aeropuerto, se trasladó a su casa de esta ciudad.

 

Antes, ante la insistencia de los medios de comunicación que buscaban alguna declaración del ex Mandatario estatal, solo dijo sentirse muy contento de estar en Hermosillo.

 

Por cierto, entre los asistentes se encontraba Ernesto "Neto" Munro, actual Presidente del PAN-Sonora, quien con mucho temple expresó que estaba ahí para recibir al amigo, "porque en las buenas y en las malas hay que estar con los amigos. Y él (Guillermo Padrés) es mi amigo".

 

En mi opinión, un gesto nobel que habla muy bien de Don Ernesto, y lo exhibe como un hombre cabal.

 

Twitter: @kioscomayor


Comentarios en esta nota

Comenta esta nota