Conacyt realiza investigación sobre justicia climática

Ciudad de México, 17 de diciembre de 2018.- Las ciencias jurídicas deben ser consideradas en el estudio y propuestas de solución del cambio climático, por lo que el becario del Conacyt, Jorge Gabriel Arévalo García, realiza una investigación en torno al derecho de los afectados y la protección del ambiente por los efectos adversos de este problema global.

Durante su programa de doctorado estudia, en el Instituto Walther Schücking de Derecho Internacional de la Universidad de Kiel, los mecanismos de reparación de los daños adversos del cambio climático.

El trabajo contempla las relaciones entre los efectos del cambio climático y los derechos humanos y las características de las controversias climáticas, análisis que cuenta con la asesoría de Kerstin von der Decken, especialista en derecho internacional público a nivel mundial.

Arévalo García, que realiza sus estudios con apoyo de una beca del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, afirmó que las causas y los daños del cambio climático son diversos, por lo que es muy difícil adjudicar responsabilidades e incluso establecer mecanismos jurídicos para reparar daños ocasionados a las personas y al ambiente.

Destacó que establecer que el clima de la Tierra está cambiando de forma súbita es resultado de un largo proceso científico.

Este fenómeno es un problema ambiental porque afecta la biodiversidad, los ciclos biogeoquímicos, los ecosistemas y otros elementos que constituyen el ambiente, pero también tiene consecuencias económicas, en la propiedad, en la cultura, en la seguridad física y mental de las personas.

Para Arévalo García está demostrado científicamente que el cambio climático actual es antropogénico. Por ello, sostuvo, los Estados deben proporcionar las mecanismos jurídicos adecuados para acceder a la justicia en materia climática.

En ese sentido, aseveró que también es muy complicado comprobar que ciertas acciones o emisiones de los gobiernos produjeron efectos climáticos adversos que afectaron cierta población.

La investigación, de acuerdo con información del Conacyt, estará encaminada a generar un mecanismo en el cual los afectados por el cambio climático pueden exigir, a través de medios legales, una adecuada reparación.

Sin embargo, reconoció que es muy difícil lograr esto sin una cooperación entre países desarrollados y los que están en vías de desarrollo. No obstante, hay sectores poblacionales más vulnerables y generalmente son los más pobres, así como una deuda climática, y es la que deben asumir los Estados y gobiernos más contaminantes, concluyó Arévalo García.


Fuente: Notimex