¿Y qué tal si Célida nombra a un contralor municipal priísta?