Consumo de sal en exceso aumenta riesgo de hipertensión arterial