Los vehículos extranjeros llegaron a Sonora para quedarse