Más de 400 mil europeos mueren cada año por la contaminación del aire