Ahora resulta que todos los políticos son honestos