Los Búhos y sus brigadas comunitarias 

No solo café
Azalea Lizárraga C.

Los Búhos y sus brigadas comunitarias 
 
La Universidad de Sonora es tan multifacética que da para hablar de ella de muy diversas formas. Los sonorenses de viejo cuño la consideramos la Máxima casa de estudios de Sonora,  Alma Mater de quienes no pudiendo o no queriendo emigrar a otras tierras, recibimos de ella la capacitación y habilidades profesionales que junto con otros aprendizajes de tipo cultural y humanístico, nos brindaron la formación Integral que han sido el pilar de nuestra vida y nos ha permitido contribuir, en menor o mayor grado, al desarrollo estatal y regional. Y lo mismo aplica a generaciones por venir.

Claro que también está esa cara que no quisiéramos se manifestara, la Universidad de paros y huelgas que, fundamentadas o no, dañan la imagen institucional y afectan el derecho de miles de jóvenes de recibir una educación de calidad.

Defensores y detractores siempre habrá.  De gente bien intencionada que cuestiona su funcionamiento o de "oficiosos" que solo buscan denostarla, sabrá Dios por qué razones, pero los hay.

En medio de estas dos realidades, están las caras que se manifiestan a través del trabajo institucional cotidiano que provee al estado de profesionistas en las diversas áreas del conocimiento, el que genera investigación de vanguardia, los proyectos de vinculación con los sectores productivos y sociales del estado, las justas deportivas, la creatividad y belleza de las manifestaciones artísticas y culturales con las que nuestro estado se proyecta en foros nacionales e  internacionales. 

Todas ellas conforman la grandeza de esta institución educativa que con solo 76 años de existencia, da cuenta de gran parte del desarrollo estatal y apuntala la incursión de nuestro estado en foros internacionales.  La calidad educativa de nuestra Universidad trascienda ya más allá de nuestros límites geográficos y nuestros estudiantes tienen oportunidad de convivir e intercambiar conocimiento y experiencias en importantes centros educativos y de investigación no solo nacionales sino internacionales.

Bienvenida la internacionalización, la investigación y la educación de calidad como sólidos distintivos de esta nueva Universidad de Sonora.

Pero pocos conocemos esa faceta que se conforma con el trabajo de hormiguita que los universitarios realizan en aquellas localidades en las que existe un campus universitario, esto es, Nogales, Caborca, Santa Ana, Navojoa, Cajeme y, por supuesto, Hermosillo.

Una faceta que se genera gracias al servicio social que todo estudiante universitario realiza como parte de su formación profesional y que en la UniSon tiene una modalidad que implica el servicio social comunitario, para lo cual se conforman brigadas estudiantiles que desarrollan actividades de apoyo a comunidades de zonas marginadas y grupos socialmente desprotegidos y en los que es común detectar problemáticas asociadas a la carencia de servicios de salud, educativos y culturales, pero también a la desintegración familiar y la falta de oportunidades y  empleos bien remunerados.

Cinturones citadinos en donde existen altos niveles de farmacodependencia, alcoholismo y desajustes psicológicos, que aunado a los niveles de pobreza circundante y la falta de servicios conforman un círculo vicioso del que es difícil escapar y, mucho menos, lograr alcanzar el bienestar social del que tanto hablan los tres niveles de gobierno, pero que tristemente los elude.  

La lucha contra la desigualdad y la pobreza es una tarea que debe ser atendida desde diversas dimensiones y exige contar con la participación de la sociedad y sus instituciones públicas y privadas, no solo por razones económicas o políticas, sino también éticas.  Y aquí es donde generosamente participan los estudiantes de las llamadas brigadas comunitarias. 

Según los responsable del programa de servicio social de la Universidad de Sonora, el programa comunitario se enfoca desde diversas aristas y simultáneamente se trabaja con poblaciones de niños y adolescentes, por obvias razones.

Se promueve el desarrollo infantil a través de crear conciencia y fortalecer los saberes en torno al cuidado de la salud física y emocional, identidad cultural, cuidado del medio ambiente, cultura de la paz y no violencia, así como el desarrollo de expresiones artísticas y científicas, utilizando dinámicas creativas para despertar el interés de los niños y niñas participantes, con lo cual se espera tener mayor impacto en el entorno familiar.

En los jóvenes, se trabaja a través de talleres y actividades deportivas que les ayuden a  entender la importancia de mejorar y fortalecer sus relaciones afectivas y habilidades sociales para generar una mayor confianza en si mismos y poder combatir los entornos negativos en los que viven.

Lo anterior conlleva un enorme esfuerzo multidisciplinario en el que participan estudiantes de las áreas de Psicología, Químico-Biológicas, Trabajo Social, Derecho, Enfermería, Nutrición y Medicina, por mencionar algunos y que se trabaja para ampliarlo a todas las áreas del conocimiento de la institución.

Los estudiantes no solo aplican sus conocimientos sino que experimentan la realidad social fuera de las aulas, lo que les brinda experiencia y la posibilidad de aplicar sus conocimientos y habilidades, con el consecuente desarrollo de habilidades solicales, personales y colectivas que fortalecen  su autoestima, amplían su formación integral y les permita un mejor desempeño en el ejercicio de su profesión. 

Es de resaltar que el programa de brigadas comunitarias fue instituido en la UniSon desde el 2001, con las comunidades indígenas de San Miguel de Horcasitas y Pesqueira, y se ha expandido a otros ayuntamientos con altos índices de marginación.

En Hermosillo, a través del Programa "Búhos en tu colonia¨, estudiantes universitarios participan, con la asesoría de maestros e investigadores, en labores comunitarias que ayudan a superar la marginación en la que viven y la problemática que sufren muchas familias de colonias periféricas, como El Apache y Las Amapolas.

Noble quehacer institucional de la comunidad universitaria que merece el respeto y comprensión de la sociedad sonorense, una comunidad ávida y con la férrea voluntad de participar para generar mejores oportunidades para todos.  Que esté en el ánimo de todos apoyarla para que siga siendo el semillero del mejor recurso humano que se forma en nuestro estado. ¿Coincidimos?
azaleal@prodigy.net.mx
@Lourdesazalea

Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota