Pan y Circo, en el México del Siglo XXI, por el  Lic. Francisco Javier Aragón Salcido

Pan y Circo, en el México del Siglo XXI   

Lic. Francisco Javier Aragón Salcido

 

Lunes 6 de agosto de 2018

 

No creo que AMLO pueda alterar los fundamentos del  sistema capitalista de economía globalizada que impera en el país desde 1988, (Neoliberalismo) y haría muy mal si hace eco a sus asesores de izquierda, pues se le vendría, literalmente, el mundo encima. En verdad AMLO no tiene mucha capacidad de maniobra o autonomía.

 

Resulta que el segmento de la Elite -aristocrática y burguesa emprendedora- liderada por Alfonso Romo Garza, Tatiana Clouthier, Miguel Torruco, Esteban Moctezuma, Federico Arreola, que lo apoyó, le daría la espalda y fatalmente se debilitaría su gobierno, así como el de JOLOPO en 1982, a virtud de la estatización de la banca. Es más, lo podrían hasta tumbar. Así de simple la cuestión.

 

Los adalides citados son los vasos comunicantes con la Iniciativa Privada mexicana y  solo toleran una especie de Social Democracia atenuada, como la que se estila en Europa, y que ciertamente coincide con el viejo PRI, pero por ahora  todo indica que Morena operará sin la ilegitima hegemonía de su malacostumbrado antecesor.   

 

AMLO no debe ni puede dar marcha atrás a la privatización del ejido de 1992, ni a la  reforma energética que acepta  la inversión privada en PEMEX y la CFE, o ir contra la autonomía del Banco  de México, INE, IFAI, o la reforma educativa, menos  la laboral que puso coto a los sindicatos, o la  de  la Tv y Radio privadas y el Internet, tampoco revertir la privatización de los ferrocarriles, autotransportes, caminos,  puentes, puertos y aeropuertos, la minería, las playas y las costas, sería algo simplemente absurdo para su gestión y gobierno, menos deberá AMLO hacer alianzas comerciales con el gigante asiático, China, pues México correría el riesgo de la inestabilidad política, económica y social, que padecen Argentina, Nicaragua, Perú, Brasil. 

 

La economía de bienestar que propone AMLO, aun y cuando es un paliativo, no obstante de seguro mejorará tan siquiera un poco el nivel de vida de los millones de asalariados. De ahí que las becas e ingreso libre de los ninis a las universidades, el doble del salario mínimo como pensión universal a los adultos mayores, el pago a los trabajadores a prueba, apoyo a las madres solteras, servicios médicos universales y gratuitos, sean solo un sucedáneo del Estado de bienestar, pero algo es algo, no obstante le falta conceder el seguro de desempleo, pues esas medidas fortalecen el mercado interno. 

 

No obstante la emigración del campo a la ciudad, y de centro América a EU, vía nuestro país, nunca cesará, de ahí que el ejército industrial de reserva, como dijo Carlos Marx en 1848,  nunca se extinguirá.

 

Eso al final del día lo entendieron los aristócratas y burgueses parasitarios que apoyaban al PRI y al PAN, por eso lo dejaron llegar a la primera magistratura del país. Y qué decir del presidente de la República Imperial, Donald Trump que se desvive en elogios –todavía- por AMLO. La circunstancia mexicana, me evoca la anaciclosis del historiador romano  Polibio;  monarquía, república, democracia, tiranía u oclocracia.

 

Acotamiento histórico. Según unos muy  interesantes y circunstanciados artículos publicados en  Wikipedia, la enciclopedia abierta,  colectiva y libre de internet, que aquí gloso y parafraseo:

 

En la república romana la Annona era una importante ayuda para la subsistencia diaria y para mantener el orden social. Sin la "annona" y sin el "circo romano" las cosas podían haber sido muy diferentes en la república y el imperio, de ahí la frase (panem et circenses).

 

Resulta que el llamado circo romano (cuyo equivalente funcional serían la prensa, radio y televisión mexicanas y sus actores) fue una de las instalaciones más importantes de las ciudades romanas, es que junto con el teatro y el anfiteatro, formaba la trilogía de grandes instalaciones destinadas a divertir (era el medio para lograr la catarsis  como hacen las  tv novelas, parodias y concursos de canto, baile,  actuación y grandes noticieros en la actualidad) al pueblo en el vasto imperio romano, que abarcaba de la Mesopotamia en Asia menor hasta Irlanda del noroeste de Europa.

 

El circo romano estaba inspirado en los hipódromos, teatros y estadios olímpicos griegos, pero los de las ciudades romanas eran de medidas superiores que aquellos, por lo tanto el  circo romano estaba destinado a carreras de caballos y carros, eventos deportivos, combates a muerte de gladiadores,  representaciones teatrales que iban desde  las tragedias, recitales de canto,  comedias y hasta  batallas navales, o bien sacrificios de prisioneros, como los de los primitivos cristianos, asimismo se  conmemoraban los épicos triunfos del ejército Imperial y sus generales y legiones en las inúmeras guerras de conquista y saqueo.

 

El trigo y el pan.- El hambre, era habitual y frecuente como fuente  de los disturbios y revueltas civiles  en la ciudad de Roma, desde la época en que operaba  la república tardía  unos 250 años a. C.

 

El filósofo estoico Séneca nos informa que cuando fue asesinado el emperador Calígula,  aquel que en escarnio del senado, nombró Cónsul a su caballo, sólo había en Roma reservas de trigo para siete u ocho días. Recordemos que en el año 270 a.C. la ciudad de Roma tendría unos 180, 000 habitantes, 375, 000 habitantes en el año 130 a.C. y  un millón o más de habitantes en la época de Cesar Augusto, hacia el año 30 d.C., por  ello en el año 73 se establece una ración por persona y mes de 5 modios, un modio seria lago así como siete litros del áureo grano (Salustio, Historias, 3.48).

 

En época de Cesar Augusto se llegó a repartir trigo a 320, 000 personas que eran cabezas de familia, que luego el mismo Augusto redujo a 200, 000, en total  serían beneficiadas más de 600, 000 personas, dos terceras partes de la población de Roma, a ese grado había llegado la proletarización. 

 

Si recibían 5 modios (modii) mensuales (unos 36,6 litros mensuales, el equivalente para hacer un pan de un kilo diario), 60 modii anuales por persona, se consumirían unos 12 millones al año, unas 80, 000 toneladas a expensas del Estado romano.

 

La ciudad de Roma necesitaba en total unas 200, 000 toneladas de trigo para una alimentación suficiente. El trigo procedía fundamentalmente de la islas de Sicilia,  Cerdeña, del norte de África y sobre todo de Egipto, que proporcionaba entre 100, 000 y150, 000 toneladas de trigo anuales.

 

Durante la época republicana los problemas periódicos de subsistencia se solucionan primero de forma esporádica y  luego de manera más institucionalizada a partir del tribuno de la plebe Cayo Graco (123 a. C), que  propuso el reparto de grano subvencionado a buena parte de los ciudadanos empobrecidos, intentando por primera vez resolver  el problema de la falta de trigo. 

 

Empero la clase senatorial conservadora (optimates) no era partidaria de estos repartos subvencionados que los líderes populares defendían.

 

En el 57 a.C. se producen graves disturbios populares en Roma y  por iniciativa de un tribuno de la plebe y  por recomendación senatorial, Pompeyo recibe la  "cura annonae", el encargo de avituallar Roma, por un período de 5 años con un presupuesto  de 40 millones de sestercios; es el precedente de lo que más tarde será la prefectura de la "annona". Al similar a la CONASUPO mexicana que floreció en los años sesentas a ochentas.

 

En época de Cesar Augusto (la primera referencia escrita es del año 14 d.C.) la "praefectura annonae" es un edificio administrativo y un servicio  centralizado encargado de la importación de grano y otros productos para abastecimiento de la capital,  o bien explotando y rapiñando con todo egoísmo los recursos de las provincias (Fue un organismo similar a la SEDESOL actual).

 

En cierta ocasión preguntado que fue el político, filósofo y jurista romano Marco Tulio Cicerón,  siendo Cónsul, sobre el hecho de que si la república romana era justa con sus provincias y aliados, el arpinate respondió; si fuéramos justos, viviríamos en chozas. Lo mismo ocurre con el Imperio de los EU,  donde manda el combinado Industrial-Militar-Financiero  y la Elite aristocrática y burguesa que dirige nuestro país, Industrial-Financiera-Comercial, a las cuales  sirven los presidentes de la república, sean del partido que fueren.

 

Las políticas públicas de  AMLO en su sexenio, debe limitarse  a combatir la corrupción y la impunidad, actuar sin opacidad, rendir cuentas y operar un Estado promotor de la inversión productiva y el desarrollo económico en general. Nada de nacionalizaciones, estatizaciones,  expropiaciones o intervencionismo del Estado en la Economía. Laiser face,  Laiser pase. Volver pues al Estado gendarme.


Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota