El problema del transporte y la exigencia de soluciones efectivas

Diálogo

Por David Figueroa O.

 

Lunes 17 de julio de 2018

 

 

El problema del transporte y la exigencia de soluciones efectivas

 

 

La problemática del transporte, por su magnitud, requiere de soluciones efectivas, de una transformación de fondo, con reformas legales bien sustentadas, no de una municipalización apresurada, porque serán los usuarios quienes al final paguen las consecuencias de omisiones y malas decisiones.

 

Este lunes, en reunión de comisiones en el Congreso del Estado, se aprobó en lo general la iniciativa del Gobierno estatal para municipalizar el transporte público en Sonora, cuando apenas tres días antes se había dado a conocer y ya este jueves pasaría al Pleno del Legislativo para su aprobación.

 

La Comisión de Transporte y Movilidad autorizó, como ya sabemos, los proyectos de reforma constitucional en la materia y la nueva ley de transporte para transferir la operatividad del servicio a municipios.

 

La aprobación "Fast Track", sin revisar a fondo las aristas de la problemática mediante una consulta previa con especialistas y los sectores sociales involucrados, puede llevar a equivocaciones en un tema que ha ocasionado tantos "dolores de cabeza".

 

Y más si se pretende que sea un servicio eficiente, con tarifas justas, al alcance de los usuarios, pero también que sea rentable para los concesionarios y éstos estén comprometidos a modernizar el transporte tan necesario para el desarrollo de la capital y de las otras ciudades.

 

Las autoridades municipales electas debieron de haber sido tomadas en cuenta para elaborar la iniciativa y llevar a cabo la transferencia porque serán éstas las que tengan la difícil carga. No se trata nada más de trasladar responsabilidades sin revisar todos los términos.

 

Porque la reforma de la Ley General del Transporte tiene como propósito transferir a los municipios la operatividad en el diseño de las rutas y horarios de servicio, en la regulación de concesiones, también de incidir en el tema de tarifas.

 

Los municipios tendrán la labor de vigilar, fiscalizar y sancionar cuando la prestación del servicio esté fuera de la ley, pero según la información preliminar a la que hemos tenido acceso no se les otorgan todas las facultades, como autorizar o cancelar las concesiones vigentes que sigue en manos del Gobierno del Estado.

 

La iniciativa elimina el Fondo Estatal para la Modernización del Transporte (FEMOT), la Dirección General del Transporte y el Consejo Ciudadano del Transporte, pero crea la Comisión Estatal del Transporte.

 

La única oportunidad para los ayuntamientos, al municipalizarse el transporte, es que podrán adecuar el servicio conforme a las necesidades de los habitantes.

Pero algo básico para que el servicio municipalizado funcione es que los Ayuntamientos necesitan enormes cantidades de dinero para infraestructura y pago del personal encargado de esa área, lo cual representa una difícil carga financiera.

 

En base a datos de la Dirección del Transporte, el Gobierno estatal destina unos 7 millones de pesos mensuales en subsidio para que los concesionarios no incrementen las tarifas, por lo que sería difícil para los municipios absorberlo.

 

La municipalización es, de entrada, apresurada a dos meses para que asuman los gobiernos municipales electos y las reformas disponen que se tengan 90 días para adecuar su marco normativo y estructura de Gobierno para el inicio de sus facultades.

 

Al investigar sobre el tema encontramos que desde el 2006 el Gobierno del Estado pidió a los municipios que instalaran la Comisión Reguladora del Transporte, pero aún no lo hacen, por lo que no están preparados para la transferencia de facultades.

 

Aunque nos aseguren que la iniciativa -que suple a la actual ley 149 y transfiere a los municipios la operatividad- es para beneficiar a los ciudadanos con la mejora en las condiciones del transporte urbano, lo apresurado al aprobarla sin socializarlo puede ser en perjuicio del servicio y de los usuarios.

 

El desarrollo de Hermosillo y de las ciudades del Estado exige un servicio de transporte eficiente, a la altura de la modernidad, que impulse el crecimiento económico. Ya basta de que los ciudadanos estén lidiando con los problemas de siempre.

 

 

 

 

 

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.