Crónicas para la historia (27).

Vertiente Julio 16 2018.

Crónicas para la historia (27).- Sólo quedaron escombros de los 83 años de historia de la secundaria José Rafael Campoy.- Sucumbió, también, la primaria Presidente Alemán de Plano Oriente.- Siguen la Fernando F. Dworak y la Carlos M. Calleja

Bernardo Elenes Habas

La naturaleza impredecible, abrió sus alas subterráneas.
Desató sismos el 19 de enero y 29 de marzo de 2018. Sacudimientos que mordieron con dientes vibratorios las raíces de viejos edificios, como el de la legendaria Escuela Secundaria José Rafael Campoy.
Los 83 años de vida de la Campoy –fundada el 2 de septiembre de 1935-, fueron dañados de muerte en su sección más antigua, la que se encontraba paralela a la Calle 200 (Bulevar Rodolfo Elías Calles).
Las paredes de esas aulas guardaban las voces, la inteligencia, travesuras, amores y desamores compartidos con copas llenas de poemas, canciones y guitarras, por más de 23 mil egresados, conformando los registros de generaciones primigenias hasta las más recientes.
El sábado 14 de julio, cuando el sol arrojaba puñados de lumbre sobre Ciudad Obregón, la maquinaria pesada contratada por la Secretaría de Educación y Cultura (SEC), y el Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa (ISIE), golpeaba con furia la estructura del plantel, derrumbando parte de la historia de Cajeme que se negaba a morir…
Yo estaba ahí, para dar fe de los hechos. Para dejar testimonio asombrado de cómo rodaban, heridos, los muros y techos, diseminando polvo que se convertía en nube elevándose hacia el corazón del verano infinito.
Leí los rostros de la gente
No era necesario recoger palabras rotas, reacciones de tristeza entre los transeúntes. Los automovilistas, bajaban la velocidad de sus vehículos y unían las manos, como señales de duelo para que las captara el reportero, expresando con esos signos, ser hijos de la Campoy. Quizás los más anónimos, bordeando el río del silencio.
Miré en los ojos sombríos de una mujer madura, el brillo húmedo de las lágrimas, porque quizás, como aves solitarias desfallecían sus años adolescentes, junto con la caída del edificio. Miré, y descubrí que yo también lloraba…
Ahí estaban, a cada movimiento certero del brazo mecánico, las figuras llenas de luz magisterial de Samuel Rentería, José Leovigildo Guerra Aguiluz, Ramón Castro Cital, Leonardo Corona, María Mendívil, Joaquín Coboj, Gabriel Villegas Maytorena, Erasto Jiménez, Magdalena Espíndola, Pablo Barajas, Conchita Valencia, Juan y Pablo Mariscal, Manuel García, Tacho Reyna, Herma Sánchez, Tiburcio Reyes, Felisa de Reyes, René Ramírez Guevara… Ahí estaban…
Primaria Presidente Alemán
El mismo sábado 14 de julio, los 71 años de abecedario y matemáticas que guardaba en sus entrañas profundas la primaria Presidente Alemán, de Plano Oriente, caían también ante los ojos atónitos de Manuel Montaño, Jesse Armenta, Antonio Valdez, y una gran cantidad de hombres y mujeres que conforman el tejido generacional de dicha escuela.
Manuel Montaño, dirigente de la Unión de Comerciantes Fijos y Semifijos de la CTM, canalizó su nostalgia dándole vida a un video, con el fondo de una bella melodía del compositor internacional, hijo de Buenavista y de Plano Oriente, Jesse Armenta.
Y mientras se desgrana el pentagrama musical y la letra de la canción del Jesse, se multiplican, en la grabación fílmica, una serie de fotos de la máquina demoledora frente al edificio indefenso esperando los primeros golpes del destino, brotando personajes que en el transcurrir de los años aprendieron en sus aulas, jugaron en sus patios, en su cancha, se llenaron de sueños mirando los cerros hacia el oriente, por donde nace el sol de la esperanza…
El video de Manuel se llena con acordes de guitarras. Y la canción del Jesse Armenta revolotea entre las gráficas, esparciendo nostalgia: "Imposible de olvidar/ los recuerdos del ayer,/ los momentos que pasamos juntos/ y fuimos felices en la juventud…
"Lo mejor es que me quedas tú,/ la promesa de aquel gran amor/ que juraste cuando me besaste/ que serías mía"…
Lista de espera
En lista de espera se encuentran la primaria Fernando F. Dworak, de calles Durango y Zaragoza, construida en 1944, con remodelaciones durante los años 1945, 1946, en lo que fue un llano donde los jóvenes de entonces hacían deporte al aire libre.
Asimismo aguarda la llegada de la maquinaria pesada, el emblemático plantel que se yergue majestuoso desde octubre de 1930 en la calle Veracruz, entre Guerrero e Hidalgo del centro de la ciudad, y que, a sus 88 años delineando presente y futuro de miles de cajemenses, revisa su cita con el destino…
-----o0o----