"Voltear la hoja", Soñadora como John

Columna "Voltear la hoja"
Por Sylvia Teresa Manríquez

Soñadora como John

Imagina a todo el mundo.
viviendo el día a día... 
Imagina que no hay países, 
no es difícil hacerlo.

Nada por lo que matar o morir, 
ni tampoco religión. 
Imagina a toda el mundo,
viviendo la vida en paz...

Fragmento de "Imagina" de John Lennon

Vi en televisión la inauguración de Los Juegos Olímpicos de Invierno, imágenes que mostraron la cuidadosa preparación y organización de un evento vistoso, personas de todo el mundo reunidas en contiendas fraternales, o al menos ese es el espíritu. 
Se realizan en Corea, dividida políticamente entre la República de Corea y la República Popular de Corea, desde 1945 cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial con la rendición japonesa.
En 1990 los gobiernos de ambas Repúblicas optaron por la cordialidad para dejar las hostilidades históricas entre ambas naciones. Hoy participan en eventos como Los Juegos Olímpicos, con el sólo nombre de "Corea" y una sola bandera.
La canción se eligió para la inauguración fue "Imagina" de John Lennon, la interpretaron artistas de ambas Coreas, más bien dicho Corea (respetando el esfuerzo de la cordialidad entre las naciones). 
Fue como un himno para hermanar a las y los participantes de muchos países del mundo que se ganaron un lugar en las Olimpíadas, en lo que considero una propuesta para resolver los problemas entre las naciones.
Imaginé, como propuso Lennon, a todo el mundo viviendo el día a día, sin fronteras dolorosas; nada por lo que matar o morir, sin religiones,  todas las personas en paz. Luego recordé que este pacifista inglés fue asesinado. En su honor acepté que yo como él, he soñado un mundo mejor, sueños a los que intento aferrarme cuando llegan pesadillas de paz arrebatada violentamente.
Se siente desolación, las  respuestas optimistas son pocas, las buenas acciones se pierden en un mar de impunidad, las voluntades se ahogan en la  corrupción. ¿De dónde podemos sostener lo bueno que aún queda en el mundo? Eso que hace palpitar con emoción los corazones cuando se siente solidaridad, fraternidad, concordia, amor.
Aún queda esperanza de que los sueños alcancen para resistir la cerrazón, los egos, prepotencias e indiferencia, de quienes gobiernan este planeta, de quienes lo necesitan oscuro.
Las olimpiadas me hacen soñar con la esperanza de la paz, entre pueblos, razas y especies.
Soñar que en mi ciudad no tenemos miedo, ni hambre, ni frío, porque hemos dejado la indiferencia, la apatía, el oportunismo; que en mi colonia nos conocemos todas las personas y confiamos que cuando que a nuestros hogares llegará fraternidad y no agresiones.
Si en nuestra comunidad no tenemos Juegos Olímpicos, sí tenemos jornadas con los más variados propósitos que nos unen, nos identifican y nos permiten crecer. Que podemos hablar en voz alta, caminar por la noche y tramitar el futuro que necesitamos, apropiándonos del presente.
Definitivamente soy soñadora como John y por suerte quedamos muchas, muchos, en el planeta esperando que la gente se hermane. Puede que no lo vivamos aunque tratamos de provocar y reforzar la unión amistosa. 
El hoy violento puede transformase si empezamos a soñar en serio que podemos lograrlo. Vivir sin hambre, guerras ni enfermedades. 
Soy una soñadora y no soy la única, yo como John, espero nos unamos y el mundo sea uno solo, sin barreras. 

@SylviaT    sylvia283@hotmail.com