Dinero de Dios o de la gente…

No solo café

Azalea Lizárraga


Dinero de Dios o de la gente…

Robert Toru Kiyosaki es, sin duda alguna, un gran inversionista poseedor de una peculiar y por lo visto, muy efectiva forma de hacer negocios.

Es además conferencista y orador motivacional de talla internacional en temas relacionados con educación financiera y finanzas personales, así como autor de diversos libros al respecto, siendo el más vendido "Padre Rico & Padre Pobre", por si usted lo desea ubicar en el mundo, mismo que ha sido traducido a 40 idiomas y ha vendido más de 20 millones de ejemplares en 80 países, más los miles de libros piratas que como pan caliente se estuvieron vendiendo por fuera del Centro Expositor de Puebla.

Lo que se constituyó en su primera gira en México nos hizo asistir este pasado fin de semana a la hermosa ciudad de Puebla de los Ángeles, para escucharlo en una magna conferencia -tipo taller-  en la que estuvo acompañado de Darren Weeks y un panel de expertos de la empresa que lleva el nombre de su famoso bestseller, y que le han permitido ser de los hombres de gran riqueza en los Estados Unidos.

Según nos enteramos, el evento también sirvió para tratar de romper el Record Guinness de mayor número de personas jugando CashFlow simultáneamente, un peculiar y entretenido juego de mesa creado por Kiyosaki para enseñar cultura financiera a través del manejo de cuestiones financieras entre personas con profesiones diferentes y que desean avanzar económicamente, algo parecido al Monopoly que usted debe haber jugado cuando joven, hace algunos añitos ya.

Aunque se contemplaba la asistencia de más de 3 mil personas al evento, me dio la impresión que se quedaron un poco cortos, porque si bien había una muy nutrida asistencia de gente proveniente no solo de diversos estados del país, sino también  de algunos países latinoamericanos y hasta de Rusia, habrá que averiguar si lograron cumplir la meta.

Claro está que como todo en la vida, hubo zonas VIP para gente que pudo darse el lujo de pagar  entre 19,770 y 44,590 mil pesos, lo que les permitió no solo asistir al evento sino entablar una relación más directa con Kiyosaki y compartir el pan y el vino con los conferencistas. Obviamente, no estuvimos en dichas zonas, sino en las "modestas" áreas donde los precios fluctuaban entre 3 y poco más de 6 mil pesos que, aunque devaluados, cuentan.

Un programa promovido por jóvenes emprendedores de Topp Inteligencia Empresarial en colaboración con AirBit Club, lo que le dio otra perspectiva al evento en sí.

Kiyosaki es un ciudadano japonés-americano con una particular mística para conceptualizar la forma de interactuar tanto en lo personal como en los negocios. Me quedo con su percepción de que en la actualidad existen ya tres tipos de dinero: el dinero del gobierno, papel sin valor de curso legal representado por las monedas de cambio de los diversos países; el dinero de Dios, representado en la plata y el oro; y el dinero de la gente, que es el que actualmente conocemos como criptodivisas, entre ellas el bitcoin.

Y aunque fue enfático al decir que por el momento no avala ninguna criptomoneda, dio a conocer que había adquirido "algunos bitcoins" para estudiar más sobre el comportamiento y futuro de la misma. No podía ser de otra forma, es un hombre con un sentido del olfato financiero muy desarrollado.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Puebla (CCE) y organizadores del evento brindaron datos duros en los cuales sobresale que en México, solo 31% de los adultos tiene conocimientos básicos sobre cultura financiera, sobre todo en lo que respecta a cómo utilizar su dinero; que 4 de cada 10 adultos mayores dependen de alguien más para cubrir sus necesidades básicas de casa, alimentación, comida, vestido y medicamentos.

También hay que decir que somos un país donde el emprendimiento ha estado restringido por la creencia de que para hacer negocios se requieren grandes cantidades de dinero, pero hay que reconocer que las reglas del juego de los mercados están cambiando, las nuevas generaciones están demostrando que esta limitante también puede dejar de serlo. Y vaya que lo están haciendo.

Admito no compartir totalmente la línea de pensamiento de Kiyosaki, sobre todo su crítica permanente de que estudiar, trabajar y ahorrar para el retiro, es un concepto obsoleto y

limitante del ser humano. Admito que este proceso no te lleva a acumular grandes sumas de dinero, pero te provee de satisfacciones, realizaciones personales y sueños concretados, que no se compran con dinero.  

¿Qué fuera de este mundo sin seres humanos dedicados al engrandecimiento del espíritu, a través del cultivo de la ciencias y las artes? No todos nacimos para vivir en esos cuadrantes financieros de acumulación y/o generación de riqueza… Y mire usted que tampoco estoy reñida con vivir bien, pero hay niveles que no deseo ni estoy dispuesta a cruzar.

azaleal@golfo.uson.mx

@Lourdesazalea