La moralidad del informe

 

El reino de los sátrapas

Gilberto “el mensajero” Armenta

 

La moralidad del informe

 

El gobierno estatal arrancó ya su tercer año de gobierno, y en cuanto al actuar de sus funcionarios todo sigue por buen camino.

 

¿Es importante la honestidad, buena moral y firmes principios en quienes gobiernan a Sonora? Todo lo que se lee en redes sociales indica que sí, contundentemente sí.

 

El valor principal de esta administración estatal es el combate a la corrupción, y la transparencia en la aplicación de los recursos. Para eso se requiere de una alta moralidad en todos los sentidos.

 

Para que todo funcione cual reloj en el gobierno estatal, es imprescindible que la actuación del gabinete de Claudia Pavlovich Arellano se comporte con honestidad, con probada solvencia moral, y con principios éticos y de conducta irreprochables, que los puedan llevar a entregar resultados como los que se están exhibiendo en los informes previos al 13 de octubre, fecha en la que la gobernadora sonorense estará entregando su segundo informe ante los diputados locales en el Congreso local.

 

¿Pensamiento moralino y mocho? No, es una exigencia ciudadana demandada en las redes sociales, en medios de comunicación, en diálogos frente a frente con la propia gobernadora y sus funcionarios, e incluso, en reuniones de gabinete donde el tema se pone sobre la mesa insistentemente, y como se dice arriba, exige que quienes ejercen el cargo público sean honestos, y para serlo, es necesario una cadena de principios básicos que conducen a quienes la llevan colgado al cuello una conducta personal intachable.

 

Hasta hoy, no hay un solo funcionario estatal que haya cometido el error de no comportarse así.

 

Y eso, es antecedente y consecuencia del trabajo vigilante tanto de la gobernadora Claudia Pavlovich, como del contralor estatal Miguel Ángel Murillo Aispuro.

 

Por eso, Gilberto Ungson, secretario de salud, no tuvo empacho alguno en presumir su gestión al frente de esa sensible arista. Por eso, Jorge Vidal Ahumada, secretario de economía estatal, hizo lo propio al frente del área que genera empleos, que atrae inversión, y que provoca el desarrollo económico y el crecimiento financiero de Sonora desde septiembre de 2015.

 

Los números en ese sentido hablan por sí mismos: Sonora se ubica como la sexta mejor economía de todo México, generación total de 45 mil nuevos empleos, millones de dólares de inversión en diferentes áreas, crecimiento sostenido de las empresas operando en el estado, consolidación del sector minero, impulso a las energías renovables y sustentables, punta de lanza en la reforma energética y promoción exhaustiva del sector turístico. Esos, son apenas los logros iniciales en economía, y los saldos están siendo favorables. Hay rumbo.

 

Donde también se busca establecer ese rumbo, porque va de la mano con las intenciones del gobierno estatal por transparentar todo lo que se haga, es en el Instituto Sonorense de Transparencia y Acceso a la Información, donde los consejeros debieron tomar una difícil y controversial decisión: aumentar el presupuesto para el ejercicio 2018. Mire usted:

 

En este 2017, el ISTAI ha ejercido 30 millones 364 mil pesos, pero la exigencia por la transparencia los llevó a presupuestar 30 millones más para el siguiente año, que va del 2017 al 2018.

 

Arely López Navarro, la presidente consejera de este organismo, explica los motivos de esa diferencia que, como se sabe, no es necesariamente la que el Congreso local vaya a aprobar luego del informe de Claudia Pavlovich.

 

El caso es que, en la atención a las solicitudes de transparencia, la nueva Ley Estatal y General de Transparencia exige al ISTAI que apoye a los solicitantes y sus quejas con servicios de equipos jurídicos integrados por proyectistas, actuarios, secretarios de acuerdos y de ejecución, entre otros servicios que llevarán esas solicitudes hipotéticamente no atendidas a buen término.

 

El Articulo 144 de la Ley Estatal de Transparencia lo exige así, y el ISTAI está para cumplir la ley, no para buscarle la laguna legal y sacarle la vuelta.

 

En esa atención jurídica al ciudadano se iría prácticamente el 70 por ciento del presupuesto solicitado para este año, y súmele usted lo que ya viene haciendo de manera integral: atención total a la Plataforma Nacional de Transparencia en Sonora y todos los trabajos dentro del programa de Gobierno Abierto, que llevan a Sonora a superar la cantidad de solicitudes de información en 11 mil a la fecha, con el proyecto de llegar a 15 mil antes de finalizar este 2017. Durante los últimos 4 años, el ISTAI ha ido superando el número de solicitudes año con año, de manera sostenida.

 

¿Vale la pena invertirle a la transparencia? Los resultados en el gobierno estatal y en los 72 municipios de Sonora indican con claridad que sí. La Transparencia es motor de los buenos gobiernos, y de las prácticas políticas sanas. Por eso en Sonora hay rumbo.

 

Gracias por la lectura, puede seguirme en @mensajero34 y

facebook.com/gilberto.armenta.16