Murió don Faustino Félix Escalante

Murió don Faustino Félix Escalante.- Fue alcalde de Cajeme, como su abuelo, su padre y su hijo.- Supo dar, recibir y consolidar amistad, tal como lo establece en excelente crónica, Bulmaro Pacheco Moreno


Bernardo Elenes Habas

La mejor semblanza sobre el trazado humano, político y social de don Faustino Félix Escalante, la escribió, Don Faustino hace algunos días, Bulmaro Pacheco Moreno, actual presidente estatal de la Fundación Colosio.

En ese amplio texto capta la personalidad del nieto de Faustino Félix Gastélum, del hijo de Faustino Félix Serna, y del padre de Faustino Félix Chávez: caudal genético, donde el servicio social, el ejercicio político en su más alta dimensión, le dieron templanza y carácter, con un singular perfil, firme y sin dobleces, de sonorense bien nacido.

Ayer, a los 77 años de edad murió don Faustino, luego de despedir, hace algún tiempo, a sus amigos Oscar González Astorga y Adalberto Rosas López; y de haber vivido a plenitud el orgullo de que su hijo, heredero de su carácter y verticalidad, se mantenga como conductor de los destinos de Cajeme, experiencia que también tuvo en sus manos en el trienio 1991-1994.

Bulmaro es puntual en su crónica:

“La política la hacía él; y nosotros nos manejamos siempre con discreción y a distancia -dice FFE a la pregunta de si suDon Faustino, Claudia y FFC padre los dejaba influir en los cargos públicos que ocupó-. Ni como alcalde dos veces ni como diputado federal ni como cuando fue gobernador permitió que la familia se inmiscuyera con recomendaciones e influencias”. “Era muy estricto en eso”. “Formaba sus gabinetes con lo mejor que había entonces en Sonora y nosotros entendimos muy bien que él no quería a su familia mezclada con las tareas de gobierno”. ”Fue muy claro, y tampoco nosotros hicimos algo para tratar de influir […] sabíamos que eso no le gustaba y trató de que cada uno de nosotros tuviera su propio quehacer”. “Nunca se gestó en la familia la cultura del ‘juniorismo’. Mi padre nunca lo hubiera permitido”, reafirma.

“Amigo de políticos de distintas edades e ideas, FFE no tardó en empezar su propia incursión en la política, primero como observador y después como un actor Faustino padre, Claudia y amigos importante del ambiente político local. Rechazó ser diputado local en 1988, pero fue alcalde de Cajeme en 1991.

“En su actuación, siempre ha destacado su gran apertura para entender y dar cabida con madurez y paciencia en su trato, a una pluralidad de comportamientos políticos en el más puro estilo de Cicerón: prudencia, justicia, fortaleza y templanza, las virtudes para una vida congruente.

“Personajes disímbolos y con diferencias entre sí han pasado por su mesa y su atención. Igual personajes de la historia de Sonora, con los que ha mantenido cercanía a pesar de las diferencias políticas y partidistas.

“Creo que somos muchos, los que hemos disfrutado de la amistad de FFE y que admiramos su paciencia y su templanzaFaustino, Ricardo, Emeterio para dar, recibir y consolidar amistades. Ha sido un verdadero privilegio constatar por años, en coyunturas distintas y difíciles, el valor, la lealtad y la palabra empeñada de un ser humano de excepción como él. FFE, un hombre por los cuatro costados, congruente y sólido como pocos, que nunca cambia ni por conveniencia ni por interés personal ni por presiones de nadie, o por quedar bien con alguien de la noche a la mañana ni de amigos ni de compromisos ni de palabra.

Nunca en él una frase sobada de auto ayuda; mucho menos catálogos de recetas instantáneas de política o moral. Ahí tienen los jóvenes el ejemplo de un político que no se anda por las ramas a la hora de dar y comprometer la amistad ni de condicionarla a los tiempos de poder. Se puede ser amigo de FFE antes de…en el poder; y fuera del poder. En eso, él jamás ha cambiado un milímetro el trato con sus amigos. Por eso es un fuera de serie”, establece Pacheco Moreno, en un testimonio escrito que deben leer las nuevas generaciones de sonorenses.

Descanse en paz, don Faustino. Entrego mi abrazo solidario a mi amigo Faustino, sus hermanos y familiares.

Le saludo, lector.

Radio Kiosco Mayor